Reseña: El hombre de acero

Por: Eduardo Carrasco Pérez/Foto:comicverso.orgMan of Steel

Los clásicos se respetan. Superman es el primer superhéroe en la historia de la humanidad. Cuando las cosas se hacen por primera vez, es normal equivocarse y después encontrar mejores o defectos en él. Fue dotado con todos los deseos humanos de romper nuestros limites impuestos por el cuerpo. Él vuela, su cuerpo es resistente como el acero, ve detrás de las paredes y su moral está adelante del ego propio, su mayor interés es proteger a la humanidad.

Estos ideales de Superman se perdieron con el tiempo, las personas empezaron a verlo como un héroe muy exagerado. Más ahora en la época de “caballeros oscuros”, un extraterrestre  que tiene un traje con capa, vuela y es casi indestructible entra en el dogma de ridículo y pretensioso. Es así como último hijo de Kriptón llega a las salas cines con un filme explora sus orígenes y el porqué de sus ideales.

El Hombre de Acero es el intento por parte del director Zack Snyder de volver a Superman, el superhéroe por excelencia. De mano a Christopher Nolan, Snyder crea un filme emocionante que acata perfectamente a los ideales originales del superhéroe. Así también como cumplir con las demandas actuales, de un público exigente que pide más realismo que fantasía. A pesar de esto ellos son el verdadero enemigo de Superman.

Hay que entender que por más Nolan involucrado que haya, el filme es dirigido por Snyder (Watchmen, 300). Entrar a la sala esperando ver The Dark Knigth es un gran error que no debe de cometerse. El estilo de dirección de Snyder está presente en el filme, sobre todo en el manejo del guión un poco confuso y disperso que puede dejar huecos o no llenarlos del todo, que se ve más afectado al ser opacado por la maravillosas escenas de acción y el sorprendente CGI que destaca en Kriptón y en el vuelo de Superman.

Algo que causa molestia en el filme es el uso de cámara en mano en escenas totalmente innecesarias, como la plática de Jonathan KentClark Kent sobre si es correcto el uso de sus habilidades o no. Los flares son utilizados constantemente en las escenas de acción, la destrucción del planeta Kripton está plagado de ellos. El vuelo de Superman es impresionante, hay algunas tomas que nos recuerdan al clásico vuelo de frente con el puño delante de los filmes de Christopher Reeve.

Por último cabe destacar las actuaciones, sin falla alguna. Amy Adams logra llegar a la actitud de dama en acción y no en peligro que es Lois Lane. Michael Shannon en su papel de Zod nos sumerge en el villano que busca hacer un bien sin importar los daños que deje a su paso. Y finalmente Henry Cavill, al cual le queda el traje de Superman perfectamente, toma un personaje que ya ha sido interpretado antes y lo logra hacer suyo, más que nada al mostrar más a Superman que al simple humano Clark Kent.

El Hombre de Acero podrá ser un filme susceptible a la crítica genera; el verdadero goce de la película se encuentra en con qué ojos el espectador esté dispuesto a verla. Irónicamente, el filme toca el tema de si la humanidad se encuentra lista para recibir a alguien como Superman, la respuesta está abierta, así como el recibimiento del filme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s