Una Samba peligrosa

 

 

Por Óscar Lozano/ Foto internacional.elpais.com1371667003_063084_1371667404_noticia_normal

Brasil, lugar mundialmente conocido por sus fiestas, carnavales y diversión, entre otras, un lugar para vacacionar y más ahora con los distintos eventos deportivos que se aproximan- Mundial de Fútbol 2014 y Juegos Olímpicos 2016-. Sin embargo esta nación que parece un paraíso por su alegría, en estos momentos se encuentran en una situación difícil. Ciudadanos de ciertos municipios y calles se han levantado en protestas, incendiando camiones, saqueando tiendas y combatiendo contra la policía.

 

Estos disturbios y manifestaciones empezaron el viernes 7 de junio en Sao Paulo, contra el anuncio del alcalde Fernando Haddad  de subir la tarifa del transporte público desde 3 a 3,20 reales (de 1,5 a 1,12 euros). Este incremento en las tarifas se debe principalmente a la presidenta Dilma Rousseff, ya que con la fuerte inversión que se está haciendo para la Copa Confederaciones 2013, el Mundial de Fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos 2016  hubo un cambio en las diferentes áreas de la economía que ha provocado cambios en la infraestructura.

 

El Movimiento Pase Libre (MPL), es el encargado de convocar a los ciudadanos llevando acabo estas manifestaciones que hay en Brasil en los últimos días. Se fueron extendiendo a las calles de Sao Paulo y São Gonçalo y han anunciado más marchas entre las que destacan Río de Janeiro, Recife y Joao Pessoa y seguirán aumentando sino se cumple su propósito de bajar las tarifas.

 

Lo que inició como una inocente protesta en las redes sociales, ahora se ha vuelto en una cruda realidad. Se han congregado aproximadamente 100.000 personas con el fin de reclamar un gobierno más justo y equitativo, cifras del diario El País. Una marcha que por lo visto no tiene una solución inmediata ya que si bajan el precio de las tarifas, se podría en detrimento de otras áreas como la educación y la salud, señaló Fernando Haddad, perteneciente al Partido de los Trabajadores.

 

Aún así, ante las constantes protestas algunas ciudades ya tomaron medidas y bajaron las tarifas. Geraldo Alckmin gobernador de Sao Paulo y Eduardo Paes gobernador de Río de Janeiro, son los que no han podido soportar la presión de los manifestantes y cumplieron sus demandas con tal de apaciguarlos. Aunque no se sabe si esto es suficiente para satisfacer sus peticiones, ya que ahora también buscan eliminar corrupción en la policía como en la educación, entre otro serie de situaciones problemáticas en el país.

 

Inclusive, los jugadores de la Selección brasileña han dado su punto de vista al respecto, entre ellos su figura Neymar Jr declaró al diario español El País hace unos días: “Triste por todo lo que está pasando en Brasil. Siempre tuve fe en que no sería necesario que llegáramos al punto de tirarnos a la calle para exigir mejores condiciones de transporte, sanidad, educación y seguridad, sobre todo [porque] es una obligación del gobierno… ”

También el ex jugador de Barcelona y seleccionado nacional, Rivaldo, se ha expresado con contundencia a este mismo medio: “Es una vergüenza estar gastando tanto dinero en esta Copa del Mundo y dejar los hospitales y escuelas en condiciones tan precarias. Tanta violencia, tanto desorden. En este momento no estamos en condiciones de tener una Copa del Mundo, no la necesitamos, necesitamos educación y salud”

No es la primera vez que una manifestación de esta magnitud ocurre en Brasil En 1992 se tiene registrada una movilización de dimensiones similares cuando se contribuyó a la caída del gobierno del entonces presidente Fernando Collor de Melo, quien dimitió en medio de un sonado escándalo de corrupción.

 

Dilma Rousseff ha respondido a los medios de comunicación, dictando que defiende  la legitimidad de las protestas, afirmando que y que la voz de la calle debe ser escuchada”, pues supone “un mensaje directo a los gobernantes”.

 

Tanto la presidenta Rouseff como el gobierno de Brasil, tienen que tomar una decisión inmediata para parar el conflicto. Ante la amenaza de más marchas y manifestaciones, las calles del país no son nada seguras. Tendrían que cumplir la demanda de bajar los precios de las tarifas del transporte público, pues es la razón principal por la que se están manifestando, un problema que debe de acabar ya, porque está dañando la imagen del país ante los próximos eventos deportivos que va a celebrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s