¿Quién dirige a Brasil?

Por: María Fernanda Carranza Burelo /Foto: www.foxsportsla.com 

Protestas en Brasil por los gastos del mundial.

Protestas en Brasil por los gastos del mundial.

 

En los últimos días, Brasil ha sido sujeto a críticas y reclamos por la excesiva cantidad de dinero invertido en el mundial de futbol del 2014 y la reacción negativa de sus ciudadanos. La Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) ha tomado un papel fundamental en este conflicto ante el ojo público. Mientras la población reclama viviendas y escuelas, el gobierno brasileño se ocupa únicamente de la remodelación de estadios y la preparación para el mundial.

Desde el 2010, Brasil fue designado para ser la sede mundial del fútbol. En estos momentos, cuando el evento ya no está tan lejano, el país sudamericano busca tener todo listo sin importarle el costo. Según un video que subió a la red el ex futbolista y actual diputado Romario da Souza, el presupuesto inicial de 10,454 millones de dólares hoy asciende a casi 12,727 millones de dólares.

Algunos han reclamado a la FIFA el control que ha tenido sobre Brasil. La Copa Confederaciones es considerada un ensayo para el mundial y el país ha puesto mayor atención al desarrollo del fútbol que al de su población. Romario se dispuso a revelar datos importantes como las inmensas cantidades de dinero que se mueven entre la FIFA y Brasil. Sin embargo, resulta curioso que un ex futbolista hoy sea diputado y vaya en contra de la que antes era su máxima institución.

El ingreso que Brasil espera obtener del turismo en el mundial es su única garantía para recuperar su inversión, según afirman una gran cantidad de notas consultadas. La FIFA ganará aproximadamente 1,820 millones de dólares y tendría que pagar impuestos 455 millones, pero no pagará nada, mencionó De Souza para CNN refiriéndose a las concesiones fiscales que el gobierno brasileño otorgó a la FIFA. Asimismo, se destaca que Sudáfrica gastó cuatro veces menos en el mundial de 2010, mientras que Japón y Alemania casi la tercera parte del actual presupuesto de Brasil en los mundiales de 2002 y 2006.

Brasil tuvo una época de crecimiento que hoy se ve opacada por los diversos conflictos sociales. La gente reclama, de acuerdo a lo que han expresado en las manifestaciones recientes, que el dinero que debería ser gastado en políticas públicas se invierte en el mundial generando acciones negativas como el aumento en la tarifa del transporte público.

El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke afirmó ayer ante los medios en el estadio Maracaná que no hay otra sede para el mundial. Con estas acciones observamos claramente que el interés del gobierno brasileño prevalece sobre la estabilidad en su país. Ha gastado mucho más dinero que los mundiales pasados, planea remodelar la mayoría de sus estadios y hasta crear unos nuevos con el único objeto de lucirse ante el mundo como lo que esperan ser: la mejor sede del mundial del futbol. La Copa Confederaciones inició la semana pasada en medio de protestas que no han sido tan importantes como conservar la idea de que Brasil está listo para el mundial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s