Turquía, la democracia imperfecta

Por: Ricardo Morales Miranda // http://www.prensalibre.comImage

Recordemos que a lo la largo de  estos meses, hemos presenciado diversos movimientos sociales y protestas en distintas partes del mundo: Chile, Túnez, Brasil y Turquía, estos países tienen en común distintos aspectos. Por ejemplo, tienen una buena estabilidad y desarrollo económico; entonces, al parecer una estabilidad en un país, no quiere decir, que no puedan ocurrir problemas .En esta nota, haré un recuento de lo que ha sucedido desde el inicio de los problemas.

Inicialmente, el gobierno de Tayyip Erdogan, de forma deliberada y sin consultar la opinión pública, tomó la decisión de talar los árboles de uno de los pocos parques que quedan en Turquía; la finalidad de esto, era para construir un cuartel militar que sería usado para el comercio.

Aproximadamente 50 personas se reunieron para manifestarse en contra de este plan del gobierno, protestando alrededor del parque Gezi. Sin embargo, el gobierno optó por reprimir a los manifestantes, enviando al cuerpo policiaco, que usando mangueras, gas lacrimógeno, entre otras cosas, trató de dispersar a la gente; empero, sólo lograron obtener el enojo de los manifestantes, por lo que de ser 50 personas, se reunieron miles  de turcos en la plaza de Tarksim y el parque Gezi, según declararon distintos medios. De “forma pacífica” como aseguran los manifestados, protestaban. Formaron campamentos, donde médicos voluntarios se ofrecían a revisar a los heridos. Pero no faltaría mucho para que el gobierno los volviese a tratar de replegar.

En el cuarto día, a pesar de las disculpar por la represión exagerada que había tomado el cuerpo policiaco, la gente seguía indignada. Ya no era sólo defender el parque, lo que los ciudadanos reclamaban era el abuso del poder por parte del gobierno: querían su dimisión. Poco a poco, el movimiento se fue acrecentando fuera de Tarksim, el movimiento se extendía por todo el país.

Por el quinto día, el gobierno tomó represalias contra algunos usuarios de twitter, que según incitaban las manifestaciones y el caos de la sociedad; fueron arrestados. Al igual que los usuarios, los periodistas se encontraban en una situación difícil y sobre mucha presión. Por una parte, varios periodistas habían sido arrestados (47 aproximadamente), el gobierno los tenía muy monitoreados, no hay libertad de prensa; por otra parte, los ciudadanos exigían información, pues decían que los medios no informaban o lo hacían mal, en especial durante los primeros de protesta, apenas se informó de lo sucedido. Los únicos medios que informaban sobre lo que sucedía, fueron pequeños grupos en Twitter, que presenciaban los acontecimientos y transmitían la información y, que los usuarios retweeteaban para darles más difusión.

 

Por primera ocasión, desde que iniciaron las manifestaciones, el gobierno decide abrir las puertas a conversaciones. Dentro del memorándum, se demandaba: que no demolieran el centro cultural ni el parque Gezi, prohibir el uso del gas lacrimógeno y liberar a los manifestantes detenidos, entre otras cosas. Aunando las exigencias de los turcos, del caos que se vivía; Erdogan mantenía mano firme, no planeaba descontinuar el plan de demolición del centro ni del parque.

Las protestas, tuvieron un alcance por todo el mundo, pues ha sido una de las más largas. El saldo que ha cobrado ha sido más de 5,000 heridos, pocos de gravedad, 5 muertos y cientos de arrestados, según varios medios. Estos resultados en especial, llamaron la atención de la Unión Europea; pues Turquía, tiene la intención de integrarse a ésta. También Estados Unidos, Human Rights Watch entre otras, han pedido que el gobierno turco, respeto el derecho de manifestarse de sus ciudadanos.

Después de 15 días, por fin Erdogan accedió a suspender el plan de demolición del parque, hasta que se emitiera una decisión judicial y aun así, se aceptase el proyecto, sometería a voto en Estambul, la aceptación del proyecto.

A pesar de la suspensión de la demolición del parque, la gente no se quería retirar de éste; luchaban en contra del autoritarismo con tintes Islámicos que implementaba Tayyip Erdogan. Durante las conversaciones que se tuvieron entre los protestantes y Tayyip, el dirigente había enviado un ultimátum a los que aún permanecían en el parque. En la noche del mismo día, la policía arrasó con los que permanecían ahí. Sin previo aviso, llegaron con cañones de agua, gas lacrimógeno y escudos antimotines a desalojar a los manifestantes de la plaza de Taksim y del parque Gezi.

El Primer Ministro Recep Erdogan, finalmente tomó la decisión de confrontar con agresividad a los manifestantes, nombrándolos “Terroristas”, tomando medidas, incluso con los médicos y enfermeras que brindaban sus servicios gratis, a los que protestaban en la plaza y el parque. La decisión equívoca de tomar represalias contra los ciudadanos ha causado duda incluso entre los suyos.

La situación empeora

Después del desalojamiento de la plaza Taksim, el cuerpo policiaco creo una ola inmensa de detenciones, algunos acusados de terrorismo, fueron detenidos al revisar sus casas u oficinas, otros, durante una intervención policiaca arrestaron a médicos y enfermeras que ayudaban, más periodistas. Estas detenciones se suman a las miles que se han hecho desde el primero de junio, fecha en que iniciaron estos movimientos.

Reprimidos, los ciudadanos encontraron otra roma de manifestarse: el silencio.
Se mantienen de pie, en silencio y sin hacer mucho, otros sentados, leyendo, caminando, pero nada más. Entre las declaraciones que daban los jóvenes, tenían como finalidad permanecer de pie y en silencio, con el fin de evitar ser llamados terroristas, pandilleros y demás.

Al cumplirse tres semanas del inicio de estas manifestaciones, el caos volvió a la plaza de Tarksim. La gente reunida con flores, cantando, silbando en honor a los cuatro muertos y recordando por lo que peleaban, se congregaron más de 10,000 ciudadanos. En la noche, la policía pidió que se replegaran, pero, tras ser ignorados, comenzaron a usar los cañones de agua, balas de goma y gas lacrimógeno; Turquía, una vez más, era un caos.

Hoy, 25 de junio, se reabrieron las negociaciones, una vez más, con Alemania, para tratar el ingreso de Turquía a la UE (Unión Europea).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s