La cultura no se inunda

 Por: Paloma González Noriega / Foto: mexico.servidornoticias.com

Sin título

Albergue en Acapulco,Guerrero.

Por costumbre fácil entendemos como mera ayuda la compra inmediata de víveres, entre los que se encuentran alimentos, productos de higiene personal y de limpieza, a todo aquel estado, municipio o comunidad que ha sufrido una devastadora tragedia de cuestión natural: inundaciones, terremotos, deslaves.

 Lo que parece que dejamos a un lado, siempre, en cuestión caritativa, es la necesidad integral y multidisciplinaria entre la que se encuentra la significativa aportación de cultura que recrea fúnebres albergues en espacios de emancipación cultural y dinámica. Esto, como la comida, es indispensable si uno ve a los damnificados como seres humanos y no como simples individuos urgidos de bienes primarios…porque ¿no es la cultura una necesidad básica?

La Secretaria de Cultura de Guerrero, encabezada por Manuel Zepeda, ha entendido este dilema de forma correcta y ha iniciado una campaña de reforestación cultural en ocho centros de albergue de los 119 que se habilitaron tras los desastres ocasionados por la tormenta “Manuel”.

Si bien se planea la apertura de programas culturales en otros dos sitios más, lo que aquí concierne son dos puntos:

1. La conciencia del gobierno que se muestra cada vez más preocupada por desarrollar acciones a favor de la educación cultural .

2. El pensamiento a futuro que tan marchito tenemos los mexicanos si nos planteamos el hecho de que, muy posiblemente, las personas ahí presentes no puedan regresar a sus viviendas en un tiempo lejano: semanas, meses…

Algunas de las actividades que se buscan realizar son proyecciones cinematográficas, talleres para niños, talleres de pintura y narraciones con cuentacuentos. Esto, en primera, facilita el buen convivio de los aquejados y hace que las horas vayan con prisa mientras se fomentan prácticas que alientan paciencia y cultura. Una comunidad con capacidad de recepción educativa siempre aguantará más y retendrá mayor fuerza que aquella que se rige por la ociosidad y el aburrimiento.

Los ocho, y en próximos días los 10 albergues en los que se desarrollarán la programación de estas actividades, representan, según Zepeda, más del 60 por ciento de los refugiados. Si una cantidad tan característica es la que se verá beneficiada por las acciones de la Secretaria de Cultura del estado, se puede casi afirmar que se llevarán a los centros no sólo urgencias primarias, sino también una importante calidad de vida quizá aún mejor que a la que posiblemente estaban acostumbrados.

De eso se trata, de optimizar el pasado aunque el presente se note devastado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s