Que lo suban para bien

María Fernanda Franco Ramírez / Foto: publimetro.com.mx

Tarjetas del transporte público de la Ciudad de México.

Tarjetas del transporte público de la Ciudad de México.

Es verdad que el metro de la Ciudad de México es el transporte más accesible  con el que contamos actualmente y que un incremento a su precio afectaría a miles de usuarios que se valen de este medio para movilizarse a diario; sin embargo, el impacto económico no promete ser una cifra desgastadora que impida su constante uso, al contrario podría ser una iniciativa para mejorar sus servicios.

Desde la propuesta que lanzó Joel Ortega, director general del Sistema de Transporte Colectivo (STC) las polémicas no se han hecho esperar y han saltado a la luz varias propuestas y especulaciones. Una de las propuestas que más llamó mi atención fue aquella que la diputada Laura Ballesteros expuso en la cual pone como opción cambiar los nombres de las estaciones por los de algunas empresas a cambio de jugosas cantidades de dinero. Tan solo con haber articulado en voz alta este tipo de opciones se pudo revelar mejor la difícil situación en la que las líneas públicas se encuentran

Por su parte, el PAN a brincado en defensa de los inocentes transeúntes que a diario pisan los relucientes pasillos subterráneos argumentando que lo ideal sería realizar una consulta ciudadana para determinar la viabilidad del proyecto -¡Claro!  Porque preguntarle a las personas que tendrían que pagar más si les agrada o no la idea resultará en una rotunda negación por una mayoría distinguida dándole al PAN el respaldo que necesitan ¡Es una idea excelente!

El mexicano se caracteriza por brincar en contra de todo y este aumento –si se lleva a cabo- generará gritos y sombrerazos de aquellos que últimamente hemos visto en las marchas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Pero algo que debemos tomar en cuenta antes de reclamar es el enorme subsidio en el que el metro a existido, ya que gracias a esta medida no pagamos la tarifa real de casi 10 pesos (y aún si la pagáramos seguiríamos manteniendo nuestra gloriosa fama mundial como uno de los transportes más baratos del mundo).

Tal vez para muchos, los desajustes de las líneas sean la esencia del metro; pero también son la esencia de una deficiencia que podría mejorarse desde la limpieza hasta la seguridad, y aunque a la mayoría de sus usuarios les parezcan medidas obsoletas serían la gloria para aquellos a quienes el metro les ha costado una bolsa, cartera y/o su celular. Algo que sin duda alguna podría ser excelente mejorar son muchas de las salidas de las estaciones ya que sí tenemos algunas que dan a una bella calle de Polanco pero también contamos con salidas que parecen escenografía de una película de Tarantino.

El aumento al precio del metro no me parece una medida excesiva ni mucho menos injusta; pero como todo. esperemos que el incremento a sus peajes rinda frutos para sus usuarios y que no termine dentro del bolsillo de algunos cuantos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s