Real Madrid: leyenda en potencia

Por: Alberto Gutiérrez Rosas Rojas

Clásico más reciente en Barcelona que perdieron los merengues 2-1.

Clásico más reciente en Barcelona que perdieron los merengues 2-1.

Carlo Ancelotti prometía darle una nueva cara al equipo blanco que había quedado sin títulos el año pasado; su llegada generó una gran expectativa para la afición del equipo madridista. El estratega italiano demostró al principio que su adaptación al futbol español no resultó problemática al irse invicto en todos los partidos de la pretemporada; incluyendo uno contra el antiguo entrenador del equipo, José Mourinho, defendiendo la camiseta del Chelsea inglés.

El equipo fue contundente, veloz, creativo y mantenía el control del partido durante la mayor parte del tiempo. Con ese estilo de juego tan dinámico y efectivo combinado con la inclusión de nuevas figuras al equipo, este pintaba a ser un año de éxitos para el Real Madrid, particularmente para coronarse campeón de Europa en la Champions League, trofeo negado para el equipo desde el año 2002.

Los resultados no eran lo único que respaldaba el potencial del equipo merengue. Zinedine Zidane, jugador histórico del Real Madrid, se convirtió por primera vez en miembro del banquillo madridista para ser el asistente de Carlo Ancelotti. El mercado de fichajes también parecía ser otra buena jugada para el equipo. Arribaron tres campeones con la selección española inferior, Asier Illarramendi, Isco y Dani Carvajal; un brasileño en préstamo prometedor, Casemiro; y finalmente la contratación más cara de la historia: Gareth Bale.

Al empezar la temporada, el equipo merengue fue contundente como en los partidos amistosos que tuvo. La estrategia funcionó y se ganaron los juegos contra el Real Betis, Granada y Athletic Club Bilbao. Considerando su ofensiva y su contraataque como sus grandes virtudes, la única crítica que recibió el equipo quizá fue que la afición mereció más goles. Sin embargo, el Real Madrid se veía como el equipo para llevarse trofeos importantes esta temporada. La duda comenzaría al siguiente partido contra el “mexicanizado” Villarreal con Giovani dos Santos y Javier Aquino.

Se esperaba una goleada estrepitosa contra el modesto equipo recién ascendido a la Liga BBVA, a pesar de conseguir tres victorias al hilo y ser uno de los líderes indiscutibles en la tabla de posiciones. La partida del mediocampista creativo Mesut Özil era la única piedra en el zapato que podría significar una ligera complicación para los galácticos. Sin embargo, la solución del equipo parecía estar en su recién llegado fichaje, el galés Gareth Bale, que entró de titular.

El partido fue más complicado de lo que debía ser. La defensa no encontraba su lugar y estaba desconcentrada. El Villarreal con muy poco esfuerzo lograba ser peligroso en el área merengue. La figura fue el portero Diego López, que salvó un empate para los blancos. Al parecer, esto no sería más que una leve desconcentración y pronto se levantarían los merengues. Nuevamente, la historia no fue así. El Real Madrid apenas pudo contra el Elche y el Levante, ambos equipos de tabla baja. El mal momento del Real Madrid quedaría definido en el derby contra el Atlético de Madrid que el equipo merengue perdió en casa por la mínima diferencia.

Los partidos han pasado y el equipo ha mejorado. Esta última semana venía muy dura para el Real Madrid. Aseguró, hasta ahora, un pase perfecto en la Champions League al vencer a la Juventus en el Santiago Bernabéu en Madrid. Sin embargo, llegó el descalabro que menos se deseaba en el más reciente partido de liga al perder el Clásico contra el Barcelona.

El tercer lugar de liga, por debajo de sus más acérrimos rivales, no era lo que estaba previsto para un equipo que había gastado más de 150 millones de dólares en compra de jugadores. Es cierto que la siguiente fase de la Champions League para el Real Madrid es casi segura y que la diferencia de puntos que separa de la cima al equipo en la liga no es tan grande. Pero apenas estamos empezando.

El Real Madrid, siendo el equipo legendario que es, ya no puede darse el lujo de más tropiezos. Sus rivales en competencia europea y local no han perdonado ni un sólo punto. El Real Madrid es un equipo que está condenado a jugar bien siempre para salir ganador. Habrá que cambiar la mentalidad ahora, porque de lo contrario que no nos sorprenda otra temporada más para el equipo blanco de “campeones a punto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s