” La sexualidad tiene muchas caras” Dr. Del Peral

Por: Cristina del Peral/ foto: Cristina Del Peral

 

Foto Doc.

Doctor Ángel Enrique Del Peral en cirugía

 

Henos aquí: en pleno siglo XXI; sentados en alguna mesa de algún café cuyo nombre no quiero recordar. La plática liviana, viene y va entre tareas, jefes insoportables y parejas con manías extrañas; el tinte la de conversación, blanco en apariencia, cobra repentinamente el tono rojizo de unas mejillas encendidas cuando, en medio de un carraspeo, sueltan una bomba capaz de detonar un debate ideológico de confusiones catastróficas:

-En tu primera vez, obvio no puedes quedar embarazada.

La formulación configurada por nueve inofensivas palabras, pone en descubierto una mentalidad cuasi primitiva, donde los lavados con vinagre y las marchas atrás están a la orden del día: la desinformación como guía perjudicial en el camino a una sexualidad responsable.

El doctor Del Peral, ginecólogo con bastantes años en el negocio, escucha entretenido mi cuento chino de sábado en la mañana; toma su celular y juega con él entre sus manos mientras lo mira fijamente.

“Estos”  me dice, levantando el celular frente a mi cara “han sido un arma de doble filo para las generaciones actuales… no es que antes no hayan existido mitos sobre la sexualidad, todo lo contrario, sino que ahora abren la primera página de preguntas y respuestas, y toman como verdad providencial todas las participaciones, aunque caigan en el absurdo.”

Y el doctor no está tan errado: basta echar un vistazo la las opciones de búsqueda que nos da el motor de “Google” cuando hacemos una búsqueda referente a la sexualidad, para darnos cuenta de que nos encontramos frente a una crisis de la información. Aunque llegaran a parecer bromas de mal gusto, muchas de las “curiosidades” que se asoman en la red, rondan con un halo de verdad en nuestro subconsciente… ¿cómo podemos deshacernos de las idea prefabricadas sobre la sexualidad?

“El método de “contar lo días” como una de esas prácticas falsas con amplia difusión; bajo la premisa de que una mujer es fértil, entre los días 12-16 del ciclo, se abstienen de tener relaciones sexuales en ese periodo. El método del “ritmo”–como también se le conoce– puede ser usado a la par de una protección anticonceptiva adecuada (como condones, parches, pastillas, etc.) para mayor seguridad, sin embargo, resulta ineficiente por sí solo.”

“Aún así, los anticonceptivos no son el vellocino de oro: aunque las pastillas, los parches y las inyecciones, tienen un alto grado de efectividad contra un embarazo no deseado, no pueden proteger de una enfermedad de transmisión sexual; el condón, puede proteger de algunas, enfermedades, como el VIH y la hepatitis —si se utiliza de manera adecuada— sin embargo, no puede protegerte de otras como del VPH, la gonorrea y la tricomoniasis.”

“En todos los casos, es mejor estar prevenidos, tener un método anticonceptivo de confianza y sobre todo ser sumamente cuidadoso al momento de elegir a nuestras parejas sexuales.”

Evidentemente, esto no es ni la punta del hilo de las dudas sexuales, (tratar de resolverlas en un solo artículo consistiría en una tarea titánica, que terminaría mandando a dormir hasta al más fuerte de los lectores) puesto que los mitos tienen que ver más con el desarrollo de la sociedad y el papel de la sexualidad—particularmente el de la sexualidad femenina— con un tema “tabú”, plagándonos de inconsistencias y mentiras.

“Es curioso como en sociedades cada vez más “abiertas”, donde avanzamos más en un plano médico, se siguen guardando ideas completamente obsoletas; no hace mucho, por ejemplo, llegó a consulta una madre profundamente consternada, pues creía que su hija había perdido la virginidad por usar un tampón. Se sigue asociado al himen con la virginidad, y se siguen inculcando temores en las mujeres con respecto a su valía, en caso de no cumplir con un “roll” predeterminado. Es de vital importancia que tanto jóvenes como adultos, se acerquen a un especialista para aclarar cualquier duda: no es necesario ser sexualmente activo para venir a una consulta y puede evitar un sin fin de complicaciones en el futuro.”

Uno deja el consultorio con la ventisca del conocimiento recién adquirido, fluyendo a nuestras espaldas: la plática esclarecedora con el Doctor Del Peral, y los miles de folletos tomados a la salida del consultorio, que nos guían en las sendas de la sexualidad responsable, son nuestro estandarte a la hora de reunirnos de nuevo en nuestro café de charlas sabatinas. Uno se presenta con discurso y labia, dispuesto a contestar a cualquier duda:

-Pero, o sea.. si se salió antes de venirse, obvio no hay riesgo ¿verdad?

Ah, Doctor. Aún tenemos un largo camino que recorrer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s