Una bailarina de cada cinco sufre de trastornos alimenticios…

Por: Mariana Sabau

images

Foto: imágenes de google

Las estadísticas dicen que una de cada cinco bailarinas de ballet clásico sufre de un trastorno alimenticio, ya sea anorexia o bulimia, inclusive ambas. Este tipo de baile busca estética corporal, por lo que se les exige que mantengan una figura delgada, por medio del cuerpo a danza quiere transmitir la idea de líneas definidas y elegantes. En la exigencia de la danza en mantener un cuerpo delgado, ha provocado que los bailarines caigan en enfermedades que afectan directamente a su cuerpo. Se ha demostrado que no sólo afecta a las mujeres, esta tipo de enfermedades también llega afectar a los hombres que se dedican a este arte.

¿Qué son los trastornos de alimenticios?

Los trastornos alimenticios consisten en diferentes síntomas, como distorsión de la autor-imagen corporal, gran temor a subir de peso, baja autoestima y la adquisición de una serie de valores a través de una imagen corporal. Los más frecuentes son la anorexia y la bulimia nerviosas. Estas son causadas por ansiedad y por una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico. Haciendo el comer el centro de toda su atención, toda decisión que tome la persona enferma girará en torno a que nadie vea que evita o vomita su alimento. Como por ejemplo: la persona evitará visitar amigos en horas de comer.

Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa se caracteriza por el miedo a engordar y tener una imagen corporal distorsionada. La persona enferma evitará ingerir alimentos, se someterá a un exceso de ejercicio (este es el caso en especial de los bailarinas), uso de píldoras (diuréticos, laxantes, pastillas para adelgazar y demás).Lo que provocará piel seca o amarillenta, depresión, desnutrición, sensibilidad extrema al frio, pérdida ósea, entre otras consecuencias. Se presenta con mayor frecuencia en la adolescencia, y especialmente en mujeres. Por lo que provocará alteraciones en ciclos hormonales, inmunodepresión con mayor riesgo a obtener infecciones y a próximamente del 5 al 18 por ciento de los que la padecen mueren por desnutrición.

No existen tratamientos para esta enfermedad, solo centros de rehabilitación que ayudan a quitar la depresión en la que viven, subir baja autoestima y normalizarles el peso. Se les somete a terapia psicológica y terapia familiar. Se estima que la mitad de los pacientes logran curarse del todo, pero siempre quedan repercusiones metabólicas y hormonales.

Bulimia

Esta enfermedad se caracteriza por la ingesta excesiva de alimentos seguido por la provocación del vómito, así como uso de laxantes, dietas exageradas y abuso de ejercicio. En el caso específico de la bulimia, este no causa pérdidas importantes de peso corporal, sino problemas gastrointestinales (baja concentración del potasio en la sangre), así como lesiones graves en los dientes y tráquea provocada por el ácido generado por el vómito.También es más usual en la adolescencia y en mujeres, por presión a tener un cuerpo delgado. Se cura de la misma manera que la anorexia.

“Gracias a que sufrí anorexia, hoy en día no puedo tener hijos” Esta dramática denuncia de Mariafrancesca Garritano, 33 años, bailarina solista en la Scala de Milán en un periódico inglés, al ser entrevistada por las confesiones en su libro “La verdad, os ruego, sobre la danza”, en el cual cuenta su experiencia y vivencias en el mundo de la danza.

Garritano describe como sufrió aquello años con estas palabras: “Yo salía adelante con una fruta y un yogurt al día, confiando en la adrenalina para llegar al final de las pruebas. Cuando era adolescente, en los entrenamientos mi profesor de baile me llamaba mozzarela o buñuelito chino delante de todos. Reduje mi alimentación hasta el extremo de que mi menstruación se interrumpió durante un año y medio cuando tenía 16 y 17 años y adelgacé hasta pesar 43 kilos”.

La bailarina italiana se vio afectada por la decisión de la Scala al despedirla, ya que llevaba desde los 16 años formado parte de aquella compañía. También insiste en que “es necesario informar y tomar conciencia de este problema (anorexia y bulimia), porque es una de las principales causas de muerte entre las adolescentes entre 12 y 25 años, después de los accidentes de carretera”.

En México no existen estudios precios sobre los hábitos alimenticios de las bailarinas, ni las consecuencias que existen. Únicamente se hizo una encuesta en la compañía de danza de la Universidad Autónoma de México, la cual registró que el 30 por ciento de sus integrantes sufrían de bulimia o anorexia.

Platicamos con Verónica Aranda Vollmer, ex bailarina y actual dueña y directora de su propia escuela de danza, “El Centro Cultural Ducal”, localizado en la colonia del Valle. Nos compartió:

Yo estudié en Cuba, la exigencia y la separación de mis padres fue lo que provocó que yo cayera en la anorexia.”

En sus declaraciones, nos contó a cerca de las repercusiones que tuvo que vivir a consecuencia de la enfermedad.:“Al comenzar a los 13 años, provocó que me desarrollara muy lentamente, y al paso de los años mis huesos se descalcificaron. Esto provocó que me rompiera la pierna, lo que se infectó y tuve que estar tres años enyesada. Por poco apuntan mi pierna. Por lo que esta enfermedad fue lo que hizo que terminara mi sueño, no pude volver a bailar profesionalmente…”

El cuerpo era fundamental para el desempeño de la danza, por lo que inculca en sus alumnas mantener su cuerpo sano para rendir al máximo en sus presentaciones y actividades. “Quien no tiene buena salud nunca podrá hacer nada bien”, resaltó al final de entrevistarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s