40 años de la Trova: un sólo corazón

Por: Maite González Barberena/ Imagen: http://www.trova.com.mx

Trova del Tepeyac

Trova del Tepeyac


Una tarde de domingo perfecta para un concierto. Jorongo y corbatín listo, portando de manera orgullosa los colores blanco y negro. La Trova del Tepeyac está de fiesta y el Teatro Metropolitan será el lugar para dicha festividad.

Desde pequeña he oído hablar de la Trova, mi tío es el actual director de ella y ha sido miembro desde 1977, por lo que en la familia es un gran orgullo. Sin embargo, no fue hasta el mes de enero cuando tuve la oportunidad de asistir a su concierto conmemorando el 40 aniversario. Estaba emocionada, no sabía mucho sobre el tipo de música y las canciones que cantaban, pero después de haber escuchado tanto sobre ella sabía que realmente lo disfrutaría.

Anuncian la tercera llamada, las luces del teatro se desvanecen y comienza. Aparece el director Armando Vargas , de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, y en seguida aparecen los trovadores, listos para interpretar la famosa “Serenata Huasteca”.

Lo interesante del concierto es que antes de comenzar la pieza dicen unas pequeñas estrofas que permiten introducir al público lo que van a tocar, dan un énfasis impresionante. Como dijeron al comenzar el concierto “…son tan solo cinco letras que motivan nuestra razón, porque trova fue, trova es y será por siempre… un sólo corazón”. Y de esta manera comienza la fiesta, los intrumentos suenan, la gente aplaude y grita y al son de los trovadores el público canta junto con ellos.

Uno no puede evitar emocionarse, tienen una variedad de piezas en la que cada una tiene un toque muy especial. Desde temas románticos que hacen que lágrimas broten de nuestros ojos, como en “Jamás te vi tan linda” hasta hacer referencia a clásicos literarios como es el caso de “El hombre de la Mancha”La Trova del Tepeyac se caracteriza por interpretar canciones de corte latinoamericano pero resaltando principalmente la música mexicana.

La cuarta pieza que tocaron me hizo recordar con gusto mi infacia. Un “Popurrí de cri-cri”, nada pudo haber sido más bello que eso, por supuesto que canté toda la canción y me hizo tener recuerdos de cuando mi abuela ponía cassetes para que los escuchara de pequeña. Pero después de un rato, llegó el momento que tanto mi familia como yo esperábamos, mi tío apareció en el escenario, el hermoso sonido del acordeón nos conmivió a todos, la suavidad con la que tocó. Simplemente fantástico.

De las comedias musicales (El hombre de la Mancha), al “Huapango huasteco”, “Son jaliscience” y el increíble “Malambo argentino”. Todas fueron increíbles interpretaciones. El concierto duró aproximadamente unas dos horas, las cuáles pasaron demasiado rápido para mi gusto. La gente no paraba de aplaudir al final, todos terminamos de pie.

Lo que hace que conciertos así sean tan agradables no sólo es por la música interpretada sino porque se puede observar la pasión de cada uno de los trovadores que estuvo en escena. Un enorme compromiso con ellos mismos y con sus compañeros. Al fin y al cabo, ese es el propósito de la música, transmitir al público lo que ellos sienten y a mi parecer sí que lo lograron.

Salí con una enorme sonrisa en mi cara, sé que ese concierto realmente rebasó mis expectativas, nunca creí que fuera a ser así de grandioso.No dudaría en recomendar un concierto de la trova del Tepeyac, estoy segura que tendrán un gran momento y lo disfrutarán como yo lo hice. No se arrepentirán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s