Una experiencia Artica

artic-bar_3

Logo del Bar: Artic Bar

El pasado mes de septiembre, una experiencia diferente de un bar en la zona Condesa en la Ciudad de México. que se llama Artic Bar. Mas o menos teníamos una idea de lo que trataba pero queríamos verlo con nuestros propios ojos y darnos cuenta sí lo que se decía de él era cierto.

Inicia la noche reuniéndose en la entrada del lugar, pagaron cover y entramos en el elevador, el cual nos condujo a la parte del bar que estaba unos pisos más arriba. La verdad, no pensamos que tuviera siquiera más pisos, sino que sólo era un bar dividido en dos. Sabíamos que una parte era como cualquier bar donde se distribuyen bebidas y en la otra se encontraba una cámara de hielo que se encontraba a menos 10 grados.

la  cámara no se abría el público, hasta las 11 de la noche, por lo que pedimos algunas copas con alcohol y comenzamos a platicar mientras las personas que faltaban iban llegando. Nos dimos cuenta que este lugar era más obscuro que otros a los que habíamos ido, nos preguntamos porque aún con tanta luz y efectos de humo, además de música apenas y podíamos ver algo, fue extraño.

Cerca de las 11, al ponernos unos abrigos que en ahí proporcionaban, entramos a la cámara de hielo, que en cierto sentido parecía como una gran hielera, y ahí nos encontramos con varías figuras esculpidas en el mismo hielo. Tales como un muro con esquimales, unos cactus con el águila con el símbolo patriótico de México, una botella gigante de Vodka, (ahí aprendimos sobre la marca Finlandia), y unas alas de ángel.

Estuvimos entrando y saliendo del lugar, cuando sentíamos que se nos congelaban los miembros salíamos, al entrar de nuevo en calor volvíamos a entrar. Y cuando salíamos nuevamente a la parte del bar normal, bailábamos al ritmo de la música que ahí se escuchaba. Comimos algunos refrigerios, los cuales a nuestro parecer tardaron mucho tiempo en llegar. Y poco a poco el tiempo comenzó a pasar más rápido.

Al final nos dimos cuenta que algunos de mis amigos se habían subido al elevador para retirarse del bar, pero sin decir adiós, pensando que yo estaba atrás de ellos. Al darme cuenta de esto tuvimos que esperar a que un grupo pasará, ya que tanto para entrar como para salir tuvimos que pasar en grupos; y me subí al elevador. Al ser la madrugada, no había de manera curiosa tanta gente como cuando entramos, por lo que pudimos retirarnos de manera rápida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s