¿Maximino Ávila o Andrés Ascencio?

Por:Eide Sosa/Foto: memoriapolíticademéxico.org

Maximino Ávila Camacho

Maximino Ávila Camacho

Este 2015 la novela de la escritora mexicana Ángeles Mastretta,  “Arráncame la vida“, cumple 30 años de haber sido publicada; fue la base de la película con el mismo nombre que se estrenó el 2008 y fue muy exitosa en taquilla.  

La novela de Ángeles Mastretta narra la historia del matrimonio entre Catalina Guzmán de Ascencio y el general Andrés Ascencio, una persona muy imponente y difícil con la que ella sufre durante todo su matrimonio. En la novela se cuenta como Catalina le es infiel a su esposo por segunda vez con un hombre idealista que para nada compartía las ideas del general Ascencio. Al descubrir la aventura de su esposa, el General lo manda matar, lo cual provoca la ruptura definitiva del matrimonio y posteriormente la muerte del general Ascencio a manos de su esposa.

La novela está basada en la vida del ex gobernador poblano Maximino Ávila Camacho y su esposa Bárbara Margarita Richardi Romagnoli.

Maximino Ávila Camacho nació  el 24 de abril de 1897 en Teziutlán, Puebla.  En 1937 se convirtió en gobernador de Puebla y con ayuda del, en ese entonces presidente, Lázaro Cárdenas, obtuvo un poder ilimitado. En varios artículos consultados es identificado como una persona hedonista, ególatra y soberbia, que no dudaba en hacer lo que fuera necesario para satisfacer sus deseos. Fue amante de los toros y los caballos, una persona que sabía cómo utilizar sus encantos para seducir a las mujeres e incluso saber manipular a los hombres.

Fue el mayor de los hermanos Ávila Camacho, de los cuales también destacaron Manuel y Rafael. Manuel combatió en la guerra cristera junto con Maximino; sin embargo, tenía un carácter muy diferente, mientras Manuel negociaba con los rebeldes, Maximino imponía su poder, quemaba pueblos y fusilaba a los prisioneros.

El periodista Regino Hernández decía “vive siempre dentro de una realidad dulce o cruel…huye de la mentira en todas sus formas. Siempre conoce, en una palabra, el terreno que pisa. Y es tan profundamente humano, que igual sería capaz de ahorcarse él mismo si su deber se lo exigiera, que llorar ante el drama de un amigo.” Esto nos demuestra que era tanto admirado como temido por todo tipo de gente.

Era una persona realmente ambiciosa y poderosa, intentó ser el sucesor de Cárdenas e incluso mostró su disgustó cuando su hermano Manuel llegó a ser presidente. Manuel Ávila Camacho conocía bien a su hermano y  decidió no apoyarlo cuando lo quiso suceder. El candidato oficial para las elecciones de 1946 fue Miguel Alemán, quien a diferencia de Maximino que en ese entonces era el secretario de gobernación, era una persona que no tenía tantos enemigos y tenía a su lado a la gente que buscaba la paz y la estabilidad que permitiera el desarrollo y la inversión en un país que seguía herido por la revolución.

En el año 1945, Maximino muere durante una comida a su honor, de acuerdo a la novela de Ángeles Mastretta, fue envenenado por su esposa. Es así como el camino queda libre para Miguel Alemán, quien fue el primer presidente civil mexicano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s