Opinión: Los muros sí caen

Kumamoto Registro

Kumamoto recibiendo el registro

Por: Iván Alamillo / Foto: El Debate

Quince años después se vuelven a dar unas elecciones históricas en México, con la clara diferencia de que las elecciones del 2000 fueron memorables debido a la tan esperada alternancia política en el Ejecutivo Federal y las de este año abarcaron puestos en las cámaras y algunas gubernaturas. El electorado se manifestó y se hizo presente con el voto de castigo, hartos de más de lo mismo, de falsas promesas y de gestiones corruptas, alzaron la mano e hicieron historia.

Para el asombro de toda la sociedad, la sorpresa de estos comicios no la dieron los pequeños partidos políticos como el Partido Humanista o el Partido Encuentro Social, tampoco la dieron los pequeños pero conocidos como el Partido del Trabajo, mismo que no alcanzo el mínimo de votación para mantener su registro. La conmoción en el 2015 vino por parte de los candidatos independientes, principalmente de dos de ellos: Jaime Rodríguez ‘El Bronco’ y Pedro Kumamoto.

Caso particularmente interesante es el de Kumamoto. ¿Cómo es que un joven de 25 años recién egresado de la carrera de Gestión Cultural con perspectiva en Ciencias Políticas del ITESO haya sido vencedor con 18 puntos de ventaja? Kumamoto usó una fórmula simple pero efectiva, salió a las calles a dialogar con la gente, a conocer sus necesidades y sus quejas; las pasadas elecciones se vieron ampliamente contaminadas (una vez más) por la falta de propuestas y la escalada de descalificaciones entre partidos. Esto, aunado a una gran campaña de difusión en redes sociales, a su contacto con la ciudadanía y al hartazgo generalizado de la sociedad, dieron a Kumamoto un triunfo histórico en el Congreso de Jalisco.

Kumamoto no solo es la prueba viviente de que la alternancia partidista no es la única opción, sino de que la sociedad mexicana se encuentra lista para realizar esta transición. Aristóteles Sandoval deberá toparse con una pared que se alzó en su propio jardín y frente a sus propios ojos, una pared que, tal vez, él mismo ayudó a construir. Quizá la reciente situación del estado de Jalisco haya sido un parteaguas de lo que se avecinaba en los comicios, la creciente inseguridad en ciudades como Zapopan y Guadalajara, de masacres como la de Tanhuato, marcaron un antes y un después en la gubernatura de Sandoval.

La pregunta ahora es si Kumamoto será capaz de representar dignamente a aquellos que le han otorgado la batuta del voto popular, si será lo suficientemente rígido para enfrentarse a los partidos políticos con las más arraigadas ideologías y con los intereses más profundos y oscuros por defender. Hoy, el Congreso Estatal cuenta con alguien que representa con más fuerza que nunca la voz del pueblo jalisciense y de la sociedad mexicana en general. Kumamoto ha marcado un hito en la política mexicana y ha demostrado, que los muros, sí caen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s