México y Serbia conciben un poeta

Durante dos años en el escenario de la extinta Yugoslavia, es inevitable contagiarse del perenne sentimiento de solemnidad y tragedia que la guerra dejó a su paso. Para Javier Gutiérrez, esto no fue la excepción, ya que al trabajar como periodista en Belgrado, Serbia, conoció una realidad que permeó su conciencia social y dinamitó la voz poética con la que hablaría sobre su estancia en Europa.

Recientemente, Javier ha adquirido fuerza en el ámbito de la poesía local y nacional. No obstante, su pasión por la escritura no llega hasta la preparatoria. Nació el 24 de agosto de 1988 en suelo mexicano (curiosamente después pasaría a amar el viejo continente). Al crecer en un ambiente familiar rico en cultura, que lo impulsó a perseguir la practica musical por gran parte de su infancia, era inevitable que llegada la educación media superior, se topara con Cristina Bonilla, maestra de literatura. El mismo joven escritor describe a la Mtra. Bonilla como la puerta que le mostró las infinitas posibilidades del mundo literario; y en este nuevo universo, Cortázar fue su guía.

En el 2005 comenzó a estudiar Relaciones Internacionales en el Tecnológico de Monterrey. La misma naturaleza de dicha carrera lo llevó a continuar estos mismos estudios en el extranjero. El destino de interés de Javier Gutiérrez fue Beogradski Univerzitet, en Belgrado. Al pisar por primera vez el suelo donde se libró la Guerra de los Balcanes,  fue un parteaguas en su vida. Pronto comprendió que se encontraba en una república de vasta historia y constantes problemas de actualidad.

Dicha consciencia lo catapultó al periodismo. A pesar de que en su adolescencia había comenzado de manera intermitente su trayectoria como poeta, fue la labor periodística que destacó durante sus primeros años en Serbia. Cabe mencionar que su exhaustivo trabajo en el campo del periodismo y la investigación le valieron reconocimiento y sirvieron como una zambullida en la práctica de la escritura. Sin embargo, lo más importante de su estancia en el extranjero recae en el bagaje cultural tan fuerte que recolectó.

Todas estas experiencias y preocupaciones que se llevó de Belgrado, Javier las plasma en el único medio que considera capaz de trasmitir ideas de la manera más pura, la poesía. Al regresar a México, las palabras de Javier Gutiérrez causaron cierto impacto; razonable, tomando en cuenta su influencia de la literatura balcánica.

No obstante, es difícil para los escritores en nuestro país. Para poder impulsar su carrera de manera económica, encontró trabajo en la preparatoria donde estudió, donde de manera muy romántica, suplió a su querida maestra de literatura. De esta manera logró conseguir fondos, lo cuales no utilizó en primera instancia para lanzar su primera publicación, sino para abrir una editorial que apoyara a los escritores locales, principalmente poetas. Entonces, nace Alacorce Ediciones, de la cual Javier es el editor en jefe.

Ahora, Javier se encuentra a punto publicar su primera colección de poemas, en los cuales trata temas de guerra, amor y soledad. Sin duda es un creciente exponente de la literatura mexicana y tiene mucho que ofrecerle al arte internacional, siendo hijo de la cultura mexicana y aprendiz de la vida en Belgrado. Claro ejemplo de lo que la globalización ha causado en los escritores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s