Estados Unidos ilumina el cielo canadiense

IMG_6411 copia

Estados Unidos abrió la celebración

Por: Iván Alamillo / Foto: Iván Alamillo

La bahía de English Bay se vio iluminada una vez más por el espectáculo más esperado del verano en Vancouver. Con una pirotecnia que dejó a los espectadores boquiabiertos, el equipo representante de los Estados Unidos mostró un despliegue magnífico de luces y sonidos que dieron por iniciada la “Celebración Anual de la Luz”.

Un sol abrasante y una marea tranquila fueron los primeros testigos del día veraniego más esperado por la población de Vancouver; los buques de carga se convirtieron en plataformas para maravillar a propios y extraños, la playa se tornó poco a poco en un bullicio que terminaría juntando a más de un millón de espectadores a lo largo de la bahía.

Las calles aledañas comenzaron a manifestar la presencia de la muchedumbre que se anticipaba para reservar una butaca arenosa en la playa de English Bay. Condicionando el tiempo de consumo en sus locales, los restaurants y bares de la zona se abarrotaron rápidamente de comensales hambrientos que se guarecían de la luz de mediodía.

Sonrientes se encontraban las estatuas de Yue Minjun observando el paso de los transeúntes, festivales de música instalados en la arena llenaron de alegría y entretenimiento a los miles que se congregaron desde tempranas horas. Entrada la tarde, se convirtió prácticamente imposible encontrar un blanco a lo largo de la bahía; como es usual en el verano canadiense, el sol no tenía planeado esconderse hasta pasadas las primeras horas de la noche.

Publicidad de la empresa Honda, promotora y organizadora del evento, se encontraba regada a lo largo y ancho de las avenidas, los empresarios locales comenzaban a saborear las jugosas ganancias que el día les dejaría, y es que no solo acuden oriundos, sino también turistas que se encuentran disfrutando de una de las ciudades más cosmopólitas del hemisferio occidental.

La playa de English Bay se convirtió en un festín de nacionalidades; los orientales, como es sabido, son la segunda mayoría entre la población de Vancouver, predominando entre la multitud. Los estudiantes internacionales residiendo en la ciudad abarrotaron por hordas la zona y dieron aún más vida a la celebración. Incesantes, los estruendos de las bocinas retumbaban en los oídos de los presentes, inclusive llegando a escucharse a cuadras de distancia.

Una vez terminada la puesta de sol llegó el tan esperado momento, el cielo de Vancouver explotó en una ráfaga de colores y formas, de sonidos y exclamaciones de sorpresa por parte de los espectadores. El equipo representante de los Estados Unidos dio a conocer que tenía muy en claro que la inauguración debía ser nada menos que sorprendente, dejando la vara muy alta para los dos equipos restantes; en especial, para el equipo local, el representativo canadiense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s