MUAC, el museo que te deja con el “ojo hinchado”

Por: Juan Pablo Flores Vizcaíno / Foto: Google Imágenes

MUAC

Anuncio publicitario del MUAC

El Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), es un centro cultural que se encuentra en Ciudad Universitaria, al sur de la Ciudad de México. A lo largo y ancho de toda la ciudad podemos ver banners, carteles publicitarios o espectaculares que promocionan el lugar con el slogan de “Nadie sale como entró” y en la imagen aparecen personas con el ojo literalmente cuadrado.

El pasado fin de semana, un día por la mañana, recorrimos las instalaciones del museo. Al llegar al lugar te llevas una buena impresión ya que la arquitectura por fuera está muy bien diseñada. El recorrido se desarrolla con distintas exposiciones de distintos artistas plásticos y cineastas, acompañado con diálogos digitales de expertos.

Las exposiciones sí son agradables de ver, pero nada fuera de lo común, no es como te dicen que quedarás en la publicidad, no terminas con el “ojo cuadrado”, ni impresiona. La primera exposición es del pintor, diseñador y editor español Vicente Rojo y es de lo rescatable del lugar. Se expone su trayectoria, sus obras más representativas y una narración breve sobre cada una. Una exposición muy creativa, pero sin chispa.

Después se puede ir a otra sala sobre una exposición titulada “Ojo en rotación”, por Sarah Minter, en la que se pueden observar distintas pantallas y proyecciones colocadas a forma de diáloga, en otras palabras, cada persona es una pantalla y parecen estar conversando. En nuestra opinión es algo creativo, pero poco impresionante.

Si decides seguir el recorrido, puedes ir a otra exposición titulada “Es posible porque es posible”, que reúne un conjunto de piezas de Raqs Media Collective. Es esta sala se presentan formaciones con juegos de luces, esculturas muy detalladas y salas muy amplias. Nuestro punto de vista fue el mismo: interesante más no impresionante.

Otra exposición bastante amigable y agradable fue la de William Kentridge titulada “Fortuna”, donde se muestra la trayectoria de este famoso artista sudafricano de la animación.

Para finalizar, saliendo de esta sala puedes ir a la “Fonomicroscopía del DF”, el cual es un espacio muy relajante donde escuchas los sonidos urbanos de la capital mexicana.

Terminamos el recorrido un poco decepcionados y relajados; no fue lo que esperábamos. Es un espacio muy pacífico y dedicado para personas con amor al arte y el diseño, pero volvemos  a repetir, ninguna exposición te deja impresionado o anonadado como para dejarte el “ojo cuadrado”; las exposiciones llegan a ser un tanto tediosas y repetitivas. Definitivamente no es para todos los gustos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s