Asesinados durante el deber

imagen nota

Por: Valeria Gpe. Sénchez Armenta

Durante una transmisión en vivo, una reportera y su camarógrafo, Alison Parker y  Adam Ward, fueron asesinados en Virginia, Estados Unidos, al ser agredidos con un arma de fuego por un ex colega de trabajo que en el año 2013 fue despedido y por motivos de venganza contra el canal WBDJ7 llevó a cabo este homicidio. Posteriormente huyó y, cuando iba a ser arrestado por los federales, decidió terminar con su vida. 

El motivo fue por venganza y no por  asuntos estrictamente periodísticos; sin embargo, en este país en donde cada año miles de personas son asesinadas por armas de fuego, se han presentado casos de agresión contra periodistas que se encontraban realizando algún deber de su profesión.

Tal fue el caso del periodista norteamericano Chauncey Bailey, redactor jefe del Oakland Post, que  el 2 de agosto de 2007, mientras iba camino a su trabajo, fue asesinado por un hombre encapuchado. Bailey había estado investigando acerca de los vínculos que la panadería Your Black Muslim Bakery tenía con el crimen organizado. El delito fue cometido por jóvenes trabajadores de la panadería, contratados por el dueño de la misma Yusuf Bey.

Muchos periodistas en todo el mundo son víctimas de amenazas o agresiones; su pecado es buscar la verdad. Cuando un periodista es asesinado de forma extraña, siempre se sospecha el motivo; suceden casos extraños como el de los periodistas Bob Simon, David Carr y Ned Colt.

Todos periodistas tenían la intención de revelar los hallazgos que habían obtenido como resultado de un investigación para un documental de los hechos del 11 de septiembre. Se encontraban investigando sobre la supuesta implicación del gobierno norteamericano con lo acontecido. Todos murieron en circunstancias extrañas, fueron muertes repentinas en un transcurso de 24 horas.

Bob Simon falleció el 11 de febrero de 2015 en un accidente automovilístico por causas desconocidas; era un periodista corresponsal y presentador del programa 60 minutos. El día siguiente falleció el corresponsal de la cadena NBS, Ned Colt, supuestamente por un derrame cerebral. Ese mismo día, David Carr murió en su oficina en el New York Times, a causa de un colapso.

También han muerto algunos periodistas norteamericanos en guerras. James Foley  murió en Siria; fue tomado como rehén en 2012 y decapitado. Los captores, militantes del grupo islámico ISIS, subieron posteriormente el video a la red , para mandarle un mensaje a Estados Unidos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s