Opinión: ¿Punto final o punto y seguido de la guerra en Siria?

Por: Jessica Franco

11248885_10153250075314081_6604873428010163076_o

Realmente sería hipócrita considerar como noticia todo lo que ha sucedido últimamente en Siria, ya que tras cinco años de conflicto no parece ser novedad. Tras devastadores cifras de  220.000 muertos, 11 millones de desplazados, 3.9 millones de refugiados y 12.2 millones de personas que dependen de la ayuda humanitaria para lograr subsistir, finalmente anuncian el supuesto fin de la guerra. ¿Qué fin? si nadie ha parecido mostrar interés a ningún principio. Lo que nadie dice es que su teatro fue el escenario de la ejecución de millones de personas, tanto civiles como solados sirios, voluntarios iraníes y afganos, siendo simplemente considerados como “daños colaterales”  de la guerra y que no escandalizan a casi nadie.

En los últimos días, países enteros se han visto conmovidos por las fuertes imágenes de niños que pierden la vida al tratar de escapar del infierno que se vive en su país, padres enterrando a sus pequeños sin vida e impactantes fotos que muestran la situación de forma gráfica, catalongándolas como “las imágenes que avergüenzan al mundo”. La cuestión aquí es si realmente con esto el mundo va a lograr mostrar interés por esta situación, si por tantos años ha sido más fácil voltear la cara hacia otro lado.

Lo que esto parece es simplemente una tragedia sin fin, lo que empezó a principios del 2011 como una protesta pacífica de miles de personas que pedían a la dictadura de Bashar al Asad  más apertura democrática, terminó convertiéndose en una brutal guerra en la que suníes y chiíes mueven sus fichas como si se tratara de un juego de ajedrez. Lo que se vive ahí es una verdadera tragedia que carece de cualquier razonamiento humano y la pregunta aquí es: ¿Por qué el mundo no parece hacer algo?

Los hechos que actualmente suceden en Siria son tan solo un reflejo de la intolerancia al diálogo, no solo en Siria sino que en todo el mundo y de una inercia por ver a la violencia como el camino normal para resolver los conflictos. Qué podemos esperar de una sociedad que se rige por frases como “si quieres la paz, prepárate para la guerra” cuando en realidad debería ser la paz el antecedente para la justicia y no para un conflicto bélico de tal magnitud.

No nos pongamos la banda en los ojos creyendo que lo que pasa en Siria pasa a millones de kilómetros de nosotros, porque es una realidad que se vive aun más cerca de lo que pensamos. Cuando podamos decir que estamos libres de culpa y que en nuestro entorno rige y domina la paz, será entonces cuando podremos ser ajenos a lo que se vive en otros países.

Para convertir este interminable punto seguido en un punto final, la auténtica solución es abandonar de lleno la idea de una guerra, y buscar por todo los medios posibles el diálogo y la tolerancia. Es darnos cuenta que quiénes quieren la guerra son unos cuantos líderes que buscan perpetrar su Poder, pero quienes queremos la paz somos cientos de millones de personas.

Recordemos, lo normal en los hombres es la paz; la excepción es la guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s