Mean Joe

Greene podía alterar el rumbo de un partido por su intensidad e implacable tenacidad.

Greene podía alterar el rumbo de un partido por su intensidad e implacable tenacidad.

Por César García

Este 24 de septiembre, me incluyo en el amplio público que es digno de celebrar un aniversario más del mejor Acerero de Pittsburgh de la historia, de acuerdo al programa “Top 10” del canal NFL Network. Charles Edward Greene cumple 69 años este 2015 y continúa hasta hoy siendo un icono del futbol americano. Odiado por unos, idolatrado por más. Caracterizado por ser una persona de gran corazón y actitud añeja enfocada en el esfuerzo, la dedicación y el optimismo; pero que al entrar en el campo se presenciaba una transformación al más puro estilo del Dr. Jekyll al Sr. Hyde.

“Mean Joe” Greene fue seleccionado en la cuarta selección de la primera ronda del “Draft” de 1969 como tacle defensivo. Después de tener una brillante carrera en la Universidad Estatal del Norte de Texas, Greene iba a superarse en el ámbito profesional. Ya catalogado como un jugador sobresaliente y que podía cambiar el rumbo de un partido por su tenacidad y habilidad, tuvo un impacto inmediato en la liga, aunque su equipo no estaba a la altura de su estrella.

Durante los próximos años, “Mean Joe” iba a dar vida al apodo que se le dio cuando entro al deporte profesional. En el lenguaje urbano americano, el nombre Joe se usa para caracterizar a una persona por su ternura, su amabilidad, su sensibilidad y buenas intenciones. Pero él, recordemos, en el campo era otro. Su gran deseo por ganar, y por ende, su rechace al fracaso se veían reflejados en ocasiones por arranques de ira en el campo que le terminaron catalogando como el jugador más rudo y temido de la NFL.

En una ocasión, el equipo rival de los Acereros estaba por alinearse en el balón para dar comienzo a una jugada y Greene simplemente arrebato el balón y lo lanzó lejos del centro; le valió un castigo pero después de eso los linieros ofensivos no quisieron voltearlo a ver ni al casco. En otra ocasión, se dice más no está confirmado, que “Mean Joe” retó a golpes en el emparrillado al legendario apoyador de los Osos de Chicago Dick Butkus, quien era considerado en ese entonces el jugador más temido de la liga.

Greene no toleraba perder, y su implacable energía e incontrolable impulso contagiaron al equipo que comenzó a revolucionarse. Con “Mean Joe” Greene como la base del equipo, excelente reclutamiento, ejemplar trabajo y unión de equipo, gran adiestramiento y preparación del entrenador Chuck Noll, los Acereros de Pittsburgh se convirtieron en una dinastía en los años 70’s.

“Mean Joe” se convirtió en el ícono y líder de la aclamada “Cortina de Acero”, apodo dado a la defensiva de Pittsburgh que les consagró con 4 Súper Tazones en la década (IX en 1974, X en 1975, XIII en 1978 y XIV en 1979).

Greene fue seleccionado al Tazón de los Profesionales durante diez años seguidos (1969-1979) y al equipo All-Pro en cinco ocasiones (1972, 1973, 1974, 1977, 1979). También fue galardonado como el novato del año en 1969 y como el mejor jugador defensivo de la liga en 1972 y 1974. Es miembro del equipo de estrellas seleccionado por el aniversario número 75 de la NFL y en la lista de los 100 mejores jugadores de la historia, elaborada por NFL.com, ocupa el lugar número 13. Simplemente uno de los mejores de la historia y que probablemente jamás lo van a igualar.

Se retiró en 1981, tras 13 años de profesional. Fue introducido en el Salón de la Fama del Fútbol Americano profesional en 1987. Pasó a ser entrenador asistente en Pittsburgh durante 16 años y después en el 2004 se convirtió en asistente especial del personal de jugadores para los Acereros. En este puesto consiguió su quinto y su sexto anillo de campeonato tras ganar el Súper Tazón XL (2006) y el XLIII (2009). Más adelante se retira de su posición en el 2013. Para culminar una legendaria carrera, los Acereros retiraron su número de Jersey, 75, en el 2014.

En 1979, Green actuó en quizá uno de los comerciales más famosos e icónicos de la historia de la televisión. Coca-Cola consiguió que la gente conociera el lado escondido de “Mean Joe” y como detrás de esa fuerza bruta, había un corazón blando. En el comercial se aprecia al tacle defensivo dirigiéndose lesionado hacia los vestidores cuando un niño indefenso le ofrece su ayuda y sus admiraciones. Después le ofrece una Coca-Cola que se dispone a darle un trago. Finalmente da las gracias y sigue su rumbo pero antes voltea y le regala su jersey al niño usando la icónica frase, “Hey kid catch!” (“¡Ey niño atrápala!”).

“Mean Joe” Greene para siempre quedará en la memoria de cada fanático del deporte y de los Acereros de Pittsburgh. Una fuerza singular y la definición auténtica de “Rey de la Montaña” cuando de vencer se trataba. Pero también recordado por todos como el buen hombre transmisor de valores que nunca se deben dejar a un lado para tener éxito profesional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s