El regreso del clásico de clásicos

Por: Jessica Franco Marín

azteca

Foto por: Jessica Franco Marín

Sábado 26 de septiembre del 2015, 9:00 a.m. desperté en una mañana fría, pero de clásicos. Me puse la playera del equipo tapatío y me dispuse a ir al Estadio Azteca a disfutar del partido que se disputaría entre Chivas vs América, el clásico de clásicos. El partido comenzaría a las 17:00 pm en punto, pero al ser día de partido, merecía de una buena comida antes de llegar al palco. Salimos de casa a la una de la tarde aproximadamente y para seguir con los clásicos, pasamos a comer al restaurante Enrique, un clásico de la comida mexicana. 

Muchos sopes, muchas carnitas, quesadillas y chalupas después, terminamos de comer cerca de las cuatro de la tarde. Ahora si, estábamos listos para disfrutar del que esperábamos sería un buen partido. Al llegar al Estadio Azteca, nos encontramos con una multitud tratando de entrar llena de colores rojo, blanco y amarillo.

Cada aficionado llevando su playera con orgullo, ya fuera del América o de las Chivas, la pasión se notaba a kilómetros de distancia. Antes de entrar a la zona de palcos ya se escuchaban las porras animando a cada equipo, se sentía el ambiente del fútbol.

Entramos a la zona de palcos, sintiendo la emoción por ver jugar a nuestro equipo.Recibimos alguna que otra miradita envidiosa de los americanistas que nos encontramos al pasar, ya que, claro, todos llevábamos la playera rojiblanca con nada más que orgullo. Entramos al palco para instalarnos y estar listos para recibir en la cancha a los jugadores, pero para cuando llegamos ya estaban calentando y muy pronto empezaría el partido.

Faltaba algo, otro clásico más. Antes de sentarnos en las gradas del palco, salimos a comprar una cerveza Victoria para disftutar aun más del juego. Para ese momento, el Estadio estaba vuelto loco, gritos, canciones y porras que emanaban la emoción y la pasión que se vivía.

Cinco para las cinco de la tarde; todo estaba listo. Antes de empezar, enseñaron en la pantalla grande la alineación de cada equipo y con cada nombre que se mencionaba venían gritos y aplausos para el jugador. Preparados en el palco, cada uno en su asiento, con la cerveza y la playera bien puestas.

Todos los jugadores se encontraban en su posición, ansiosos por dejar todo en la cancha. Los amantes del fútbol, sabemos que aun cuando Chivas era el lugar catorce de la tabla y el América el tercero, en un clásico todo podía pasar.

Finalmente, a las cinco en punto de la tarde, sonó el primer silbatazo que dicto el comienzo del clásico de clásicos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s