Regresó el Clásico de Clásicos

Por César García/Foto: http://www.superlider.mx

Omar Bravo, héroe del Guadalajara con dos tantos.

Omar Bravo, héroe del Guadalajara con dos tantos.

Esté pasado sábado 26 de septiembre se jugó el clásico nacional número 186 entre las Águilas del América y las Chivas Rayadas del Guadalajara. Las Chivas le pegaron en su casa a las Águilas 1-2 con dos goles del resurgido Omar Bravo. Osvaldo Martínez convirtió un penal antes del medio tiempo que acercó a su equipo pero antes perjudicó al mismo con un error fatal para el primer gol del rebaño. Carlos Salcido se fue expulsado al cometerle el penal a Darwin Quintero en una decisión muy tonta al derribarlo con el marco enfrente y no teniendo más que a Toño Rodríguez en su camino al gol. 

 

En el segundo tiempo las Chivas mostraron coraje, sacrificio y un par de cosas más que los llevaron a ser dignos merecedores de un Clásico lleno de emociones. El arbitraje no pudo quedarse fuera del protagonismo cuando cerca del final le anulo un gol legítimo a Oribe Peralta que conseguía el empate a dos; un supuesto fuera de lugar que no existió. Las Águilas llorarán este resultado pero no pudieron demostrar que fueron mejores en el campo.

Un partido envuelto por la reciente llegada de un director técnico desconocido para el medio mexicano al Rebaño Sagrado y un América en plena búsqueda de dinastía pero siempre criticado por no tener la clase de un grande; eso dicen los demás, ellos, que los odien más. El Estadio Azteca sería una vez más testigo de este espectáculo.

El juego comenzó emocionante, con jugadas divididas y con los equipos con un planteamiento claro, tratando de hacerse del balón. De pronto, Osvaldo Martínez, centrocampista águila, retraso mal un balón a su zaga y el histórico romperredes, Omar Bravo, no perdonó el error ante la mala salida de Moisés Muñoz. Explotó el Azteca, pues las Chivas nunca se sienten visitantes y menos en la Ciudad de México.

El América buscó con hambre una respuesta. La afición, los periodistas, los directivos pero principalmente los mismos jugadores eran estaban sorprendidos con lo que había pasado. ¿Era posible que el Guadalajara ganará este clásico? Se esperaba una goleada de parte de los azulcremas y con esto la opción de un golpe de autoridad del rebaño se veía posible.

Tras una ofensiva del América la defensa chiva rechazó el balón que tomó Marco Fabián y comenzó la transición al ataque abriendo para Carlos Fierro que correctamente esperó a que sus compañeros lo alcanzarán en la otra mitad del terreno. Tras un buen acompañamiento con Fabián, Raúl “Dedos” López le pasó por detrás a Fierro para que después esté le filtrara el balón por la banda derecha.

En el área del América todo el estadio pudo anticipar el gol segundos antes. La picardía y experiencia de un delantero como Bravo, que tiene ensayado el movimiento a primer poste después de jalar su marca a segundo resultó en más de un aficionado americanista murmurando un “No, por favor” a sí mismo. Centro preciso del “Dedos” y cabezazo colocado de Bravo. 0 a 2 Guadalajara.

Todo era contraste en las gradas del Azteca. Los de seguridad y los vendedores de cerveza se distraían de su puesto para encontrar una respuesta. La hinchada del Guadalajara cantaba como si fueran locales y los americanistas tomaban para ahogar las penas. Pero aún faltaba. En unos instantes Carlos Salcedo no pudo rechazar un balón cerca del área del rebaño y Darwin Quintero enfiló para fusilar a Toño. Carlos Salcido metió una tramposa zancadilla que hasta el que estaba afuera del estadio supo en el momento que era penal. Los ánimos se voltearon después de que Osvaldo Martínez limpió un poco de su error convirtiendo la pena máxima.

Se venía un segundo tiempo de sufrimiento. Con un hombre menos y un América desquiciado, las Chivas se plantaron inteligentemente atrás. El América controló el balón pero nunca pareció realmente que el partido estuviera también bajo su control. El Guadalajara se veía cómodo y la confianza y admiración por el nuevo técnico, Matías “El Pelado” Almeyda comenzó a escucharse en las gradas. El equipo se veía como una familia que confiaba en su padre, su guía.

Las embestidas del América quedaban en el aire rechazadas por la zaga central del chiverío. Carlos Salcedo, como auténtico guerrero primero recibió un balonazo en la cabeza que lo dejo conmocionado un rato, para después continuar jugando y chocar cabezas con el central americanista Pablo Aguilar. Siguió en el campo hasta que le pasaron factura los evidentes mareos y dejó su lugar para otro guerrero como Jair Pereira.

Con seis minutos para que llegará el final, un balón pegó en el travesaño de las Chivas y Oribe Peralta lo remató hacia el fondo de la portería provocando el estallido mayor de la tarde por parte de las Águilas. Todo para que los festejos se voltearán en favor de los tapatíos tras la anulación del tanto por parte del juez de línea. Un fuera de lugar que se convertiría en polémica días después de que se pudiera comprobar, era legítimo. A veces te toca ganar con errores, y a veces perder; ni hablar.

Pero de lo que sí se puede hablar es de la actuación que los dos equipos dieron; un espectáculo auténtico. Algo que le hacía falta a los últimos encuentros entre estos dos equipos. Cuanto ha perdido el clásico nacional durante los últimos años. De ser un partido con trascendencia más allá del resultado, donde se peleaba el orgullo, las rivalidades crecían entre conocidos y reconocidos, la hegemonía y la idiosincrasia del futbolista mexicano se ejemplificaban en este juego, ha pasado a ser algo soso por un simple resultado y carente de renombres y míticas anécdotas.

Esté clásico fue diferente. Ciertamente con un contexto en ciertas formas nuevo creando mayor expectativa, y más de una cara nueva, que en realidad eso no fue novedad. Pero de clásico nacional, de clásico de clásicos, lo tuvo todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s