Le “roban” a Trump

 

160129220941_republicanos_trump_getty_624 (1).jepg

Al más puro estilo de un viejo conocido de este lado de la frontera, Donald Trump, acusó al Senador por el Estado de Texas, Ted Cruz por haber robado las elecciones de la asamblea partidista republicana en Iowa. Fue tal la seguridad con la que el candidato aseguró que había sido víctima del fraude, que invitó a repetir las elecciones o nulificar los resultados arrojados en favor del nacido canadiense, Ted Cruz.

Ya con la cabeza más fría, Donald, lleno de evidente hipocresía, felicitó a Ted por su victoria, no sin antes tachar de aburrida y larga la conferencia después de su victoria. Los medios fueron víctima de la ira de Trump, pues dijo que era increíble que le dieran tanta cobertura y con tintes de exageración a la victoria de un candidato mediano, como lo es el Senador Texano.

Los números son contundentes: 27.6 por ciento de los votos para Cruz y 24.3 por ciento para Trump, mientras que el resto fue divido entre los demás candidatos, siendo Rubio el tercero con el 23.1 por ciento.

Trump, quien ha sido caracterizado por estar siempre en el “spotlight”, guardó silencio por más de lo normal. Hasta que 36 horas después, vía Twitter ya sabiendo los resultados oficiales, lanzó tres tuits, naturalmente polémicos, acusando a su similar de haberle robado.

Por otra parte, Cruz atendió a una conferencia de prensa en New Hampshire un día después de las elecciones, y al ser cuestionado acerca de Donald, atacó, sin perder la elegancia, al efervescente magnate: “Mis hijas tienen siete y cinco años y se portan mucho mejor que un candidato presidencial que siempre recurre a los insultos”; “Necesitamos un líder, no un tuitero en la oficina”; “Imposible pensar que alguien con ese temperamento, dirija nuestro país”, apuntó cada vez que tuvo oportunidad.

Cruz le ganó en su propio juego a Donald, quien perdió parece, perdió la cabeza por completo. Incluso resulta de muy mal gusto acusar al aire, sin tener pruebas en la mano que respalden sus acusaciones.

Esta derrota no tuvo repercusión mayor. Trump sigue en el primer lugar de preferencia dentro del partido republicano, con altas probabilidades de seguir así. Se vienen tiempos agitados. Donald sigue apostando por utilizar los “nasty tricks” muy característicos del debate, mientras que Cruz, siendo más sobrio, sigue pisándole los talones a polémico personaje que prometió devolverle la grandeza a los Estados Unidos de América.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s