Carlos Salcedo, un hombre feliz

Por: Gracia Vilanova // Foto: http://www.record.com.mx

 

carlos boda

Carlos Salcedo y Andrea Navarro después de su boda religiosa.

 

El pasado 6 de marzo el Titán de Chivas, Carlos Salcedo, contrajo nupcias con su prometida Andrea Navarro, después de seis meses de relación. En una iglesia ubicada en el centro de Guadalajara, la pareja dijo el: “Sí, acepto”.

Familiares y amigos esperaban en la entrada de la capilla, largos vestidos y oscuros trajes hacían que el ambiente tuviese esa elegancia que vemos siempre en las bodas de ensueño. El novio esperaba ansioso la llegada de su prometida, la cual, se había retrasado algunos minutos en su llegada, por lo cual la emoción alcanzaba con cada segundo un nivel mas alto. Fotógrafos pedían al Titán posar con su padre, también llamado Carlos Salcedo, para las cámaras de diferentes medios.

Finalmente, a las cinco de la tarde, arribó la hermosa novia, la cual lucía un vestido hecho exclusivamente para ella por el diseñador Benito Santos, quien ha trabajado con estrellas nacionales como internacionales, e incluso representantes de belleza. La luz de la tarde bañaba con un color dorado a la novia, quien, acompañada de sus damas de honor, se acercaba a su prometido, el cual ya no podía ocultar su felicidad al ver al amor de su vida frente a él.

En la iglesia la atmósfera se conformaba por la felicidad que cada uno de los asistentes expresaba al ver a la joven pareja frente al máximo altar recitando sus votos. Un hermoso coro acompañó tanto la entrada como la partida de los ahora esposos que gozosos recibían la bendición de Dios.

Al finalizar la misa, los invitados eran esperados en una hacienda, en la cual se llevaría a cabo la fiesta pero también la boda civil. Con cócteles y exquisitas entradas como jamón serrano y tapas se recibió en un estilo de sala lounge a  todos los asistentes.

El llamado se hizo, y nuevamente familia y amigos de la pareja pudieron presenciar la unión en términos legales de los jóvenes, y aunque podría pensarse que la magia de una boda religiosa no se puede con la boda civil, la realidad es que la decoración y la atención de los detalles permitieron que esta ceremonia también fuese igual de especial y fascinante.

La noche había caído y ya todos se mostraban ansiosos por participar en el festejo, así, poco a poco se acercaron al área destinada a la cena, la cual fue servida acompañada de vino y otras opciones de bebidas. Al término de la comida, la música llamó a todos a la pista de baile que permitió concluir con broche de oro este día tan especial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s