La espera valió la pena…

 

 

12132476_10208149872840216_7125664742580524235_o

Thania Madrigal y Luigi Bortot después de la boda

Por: Daniella Mérigo Camacho / Foto por Daniella Mérigo

Tras conocerse por 12 años, Thania Madrigal y Luigi Bortot contrajeron matrimonio en una hermosa playa ubicada en Ixtapa, Zihuatanejo, el pasado sábado 19 de este mes. A las 16:00 horas en punto comenzaban a llegar los invitados a Playa Larga. El novio, nervioso y emocionado, recibía a los invitados casi en la entrada.

En lo que la boda comenzaba, los invitados podían degustar aguas frescas y ver los múltiples recados que los novios habían dejado: “Todo lo hizo hermoso en su tiempo. Eclesiastés 3:11”, “Porque Dios nos amó primero”. Al fondo del altar, la cruz dando la espalda al impetuoso y magistral mar azul.

A las 16:30 se comenzó a escuchar una canción, el novio caminaba del brazo de su mamá rumbo al altar. Seguido de familia y amigos vimos uno de los momentos más emotivos: la novia, radiante, sonriente y descalza caminaba sobre la arena del brazo de su padre rumbo a su nuevo hogar. El novio conmovido en lágrimas recibió a la mujer que lo acompañará el resto de su vida.

La ceremonia se llevó a cabo, los novios dijeron sus votos y expresaron en alta voz el “Sí acepto”. Pero durante la plática, ellos expresaron su deseo de compartir con los invitados el regalo más grande que han recibido, un regalo que cambió sus vidas y eternidad.

En voz de Oscar Sotres –pastor de ambos-, se escuchó el mensaje de amor más grande de la historia. El amor que tiene Dios por cada uno de nosotros, a tal nivel que dio su vida en la cruz para que, si lo aceptamos, seamos redimidos de todos los pecados que hemos cometido. Los novios compartieron el único regalo que ni la muerte puede quitar.

Después de la conmovedora ceremonia, los invitados se dirigieron a las mesas, no sin antes pasar pon una paleta y  agua de coco –servida en el mismo-. La cena deliciosa, la boda detallista, los invitados reflexivos y los novios felices.

Al punto de las 20:00 horas, se oyó una voz que informaba habría una fogata en donde el novio le dedicaría una canción a su esposa. Después de la dedicatoria, hubo un tiempo de alabanza . Las estrellas brillaban y el mar rugía al son de las canciones, alabando al creador.

Sin duda casi todas las bodas son un evento social, pero ésta fue un evento para exaltar y glorificar el nombre de Jesús, quién ha cambiado por completo el rumbo de la vida de la Familia Bortot Madrigal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s