San Miguel de Allende, una ciudad llena de sorpresas…

Por: María José Domínguez Díaz Foto: unionguanajuato.mx san-miguel-allende-pareja

Sobre la carretera de Querétaro, a poco más de 200 kilometros de la Ciudad de México, en el Estado de Guanajuato se encuentra la pequeña ciudad de San Miguel de Allende.

Esta ciudad fue la que nos llamó más la atención para visitar estas vacaciones de Semana Santa ya que cuenta con una infinidad de actividades,  deliciosos platillos y diversión asegurada.

Al llegar a la casa donde nos estábamos hospedando su paisaje nos dejó impactados por unos cuantos minutos, su imponente y singular parroquia resalta en el paisaje colonial de este lugar.

Decidimos tomar un tour en el cual nos platicaron que la ciudad fue fundada en 1542 por el monje franciscano Fray Juan de San Miguel, quien bautizó el asentamiento como San Miguel el Grande. Era un punto de paso importante del Antiguo Camino Real, parte de la ruta de plata que se conectaba con Zacatecas.

Cansados de caminar por las calles empedradas, paramos a tomar un helado en un lugar muy peculiar con un columpio gigante en medio. Me llamó mucho la atención que todas las calles conservan sus antiguos nombres populares, como Pila Seca, Ojo de Agua, de San Fransisco, Cri Cri, etc; es increible poder conocer un lugar caminando por que así te puedes dar cuenta de todo lo que pasa a tu alrededor. 

Nos pudimos dar cuenta que algo que caracteriza a San Miguel de Allende son sus ricas tradiciones, las cuales en los eventos y fiestas religiosas juegan un papel importante. La plaza se llena de gente, globeros y niños jugando, por un momento me sentí niña otra vez y ni hablar de la parroquia en jueves santo.

 El clima nos tomó por sorpresa; en la mañana el sol a todo lo que da, en la tarde nublado y de noche un frío que a veces no era posible soportar pero la chimenea de la casa nos permitió mantenernos calientes y disfrutar de la mejor compañia. 

Viernes, último día, nos levantamos temprano para poder ir a recorrer el centro una vez más. Fue imposible. La ciudad se lleno en tan solo un día, no podías caminar de lo atascado que estaba. Quién iba a pensar que San Miguel de Allende, una ciudad tan pequeña, es la mejor ciudad turística del mundo. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s