Una tarde en las nubes

Por: David Isai Mesdraje Guzmán/ letsbonus.com

paracaidas

 

Muchas personas dicen que antes de morir uno tiene que aventarse de paracaídas y es que el sentimiento y la adrenalina que se siente es increíble e inexplicable.

Para poder hacer realidad esta experiencia se tiene que llevar a cabo un proceso que es bastante sencillo y rápido. Lo primero que uno tiene que hacer al llegar al lugar donde se va a aventar es: registrarse, firmar un documento que deslinda de cualquier responsabilidad a la empresa encargada, en seguida te pesan y te miden, esto para saber que tipo de paracaídas vas a necesitar. Te preguntan si sufres de alguna discapacidad o si tienes alguna enfermedad; después de eso te ponen el equipo necesario para poder abordar la avioneta y aventarte con la seguridad de que no va a suceder ningún percance.

Ya que estás en la avioneta empieza lo difícil, es cuando se empiezan a sentir los nervios, y conforme vas agarrando mas altura los nervios crecen. Observar el piso cada vez mas lejos hace que pienses dos veces si te quieres aventar.

Cuando llegas a la altura indicada, el instructor, quien está amarrado a tu espalda, te toca el hombro para indicarte que se tienen que desplazar hacia la puerta para poder aventarse. En ese momento sientes unas mariposas en el estomago como pocas veces en la vida y un hormigueo en las piernas que te hacen pensar que no reaccionan adecuadamente.

Y luego sucede, por fin te encuentras “volando”, estás cayendo a 200 kilómetros por hora por más de 60 segundos y es cuando sientes una adrenalina inexplicable, que no te permite respirar bien debido a la velocidad. Y es que estás viendo como vas descendiendo a una velocidad nunca antes alcanzada por tu cuerpo, atravesando nubes y sintiendo el viento pegar en tu cara, cada vez mas cerca el piso de ti que te empieza a alterar.

Y de pronto sientes un jalón que te aprieta hasta la ingle. El instructor ya desató el paracaídas e instantáneamente tu cuerpo siente un alivio inmenso. El paisaje visto desde las alturas es asombroso, mientras desciendes por los cielos hasta llegar a tierra firme.

Y es cuando piensas: ¡quiero volver a hacerlo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s