Donación de órganos: un camino doloroso

142115257601775646

“Hay que hacerlo profunda y dolorosamente complicado, como si abundaran las donaciones de órganos para darnos ese lujo”, Jose Luis Caballero

Por: Karla Michell Pérez Salazar // Foto: http://www.elmundo.es

Después de sufrir un grave accidente ocurrido el 9 de julio, donde dos personas murieron instantáneamente; el joven Patricio Floresmeyer fue declarado con muerte cerebral el pasado 13 de julio, dejando atrás a sus dos hermanas y a sus queridos padres. A poco más de un mes de su fallecimiento, su familia recuerda su triste partida y el difícil momento que tuvieron que pasar en el proceso de donación de los órganos de “Pato”.

Hilda y Alejandro, papás de Pato, decidieron donar los órganos de su hijo e inmediatamente Pato fue declarado donante, por lo que se activó el proceso correspondiente. La operación se programó para el mismo día. Un artículo publicado por la página caras, redactado por Jose Luis Caballero, el tío del joven fallecido, redacta el infierno que vivieron los padres de Pato.

Tomó casi cinco horas realizar un expediente que debía ser aprobado por el Ministerio Público de la Delegación Tlalpan. Se le realizaron una serie de análisis a Pato y a sus posibles receptores para comprobar la compatibilidad.

La pesadilla inició a las cinco horas, cuando el padre de Pato llegó a la Delegación Tlalpan para comenzar legalmente el proceso de donación. El Ministerio Público, dejó el trámite a cargo de una inexperta Oficial que confesó no haber tenido una experiencia igual. El proceso total fue de seis horas.

A las 23:00 horas los familiares ya tenían las aprobaciones ministeriales y el equipo médico ya esperaba en los quirófanos poder comenzar la operación.  Sin embargo, durante las seis horas perdidas en la Delegación, se corría el riesgo de que Pato falleciera y los órganos que donaría fueran inservibles.

“El proceso de donación de órganos no solo es una gestión absurda, deshumanizada y ausente por completo de toda sensación de urgencia cuando lo que está de por medio es la vida de las personas que han esperado meses, quizá años, para recibir un órgano sano en un país que carece por completo de la cultura de la donación”, redacta Jose Luis Caballero en su artículo a la revista caras.

Recalcó que “parece ser una broma pedirle a un padre o una madre de un joven que donará sus órganos que se aleje del hospital en que éste yace para destinar, cuando menos, las siguientes seis horas a estar presente en una espantosa Delegación del DF”.

“Resulta inaudito que un procedimiento que debería ser expedito, ágil y ausente de toda forma de burocratismo sea precisamente lo contrario, una misión imposible para quienes deciden regalar esperanza de vida a otros.  Hay que hacerlo profunda y dolorosamente complicado, como si abundaran las donaciones de órganos para darnos ese lujo”, menciona el tío de Pato.

El 14 de julio, la operación había sido exitosamente realizada. Un hígado y dos riñones fueron transplantados a tres personas, mientras que las córneas lo fueron unos días después a dos personas más.

Pato vivirá de alguna manera a través de los receptores con la satisfacción de haber regalado vida, cuando un irresponsable conductor le arrebató la propia teniendo tan solo 22 años de edad”, escribió su Jose Luis Caballero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s