Análisis Nacional: ¿Era necesario?

Por: Emiliano Galicia / foto por: Emiliano Galicia

yo-soy-guapo

La visita del candidato a la presidencia por parte del partido republicano Donald Trump causó revuelo entre los mexicanos; el motivo era preguntarla al Presidente Enrique Peña Nieto el motivo, razón o causa por la cual invitó a dicho personaje a nuestro país, un personaje que nos ha ofendido como nación, que pretende dificultarnos el proceso de migración (que de por sí ya es difícil) y que, por encima de todo pretende que nosotros paguemos su sueño dorado de construir un muro entre nuestra frontera y la estadounidense.

Nuestro Presiente no es el más querido por los mexicanos, y este tipo de acciones solo le han servido para reforzar este sentimiento hacia él. Mucha gente ha puesto y analizado la visita de Trump como si fuera un tema del día a día, la pregunta es fácil y solo tiene una respuesta, ¿invitarías a alguien que te cae mal y que sabes que ha dicho cosas malas de ti a tu casa?

La mayoría seguro respondió o responderá que no; ahora pongámonos en el contexto que en realidad fue y  lo que significó la visita de Trump a México, en realidad las intenciones del Presidente no eran malas, su objetivo era arreglar o al menos enfriar un poco las cosas entre México y Estados Unidos, pero resultó ser todo lo contrario.

La persona a cargo del rumbo de la nación no tuvo lo necesario para decirle a Trump que el muro no  iba a ser  construido por nosotros los mexicanos, se habló del tema pero no negó ni desdijo nada, simplemente guardó silencio. El problema aquí, lejos de ser su postura es la visita en general, ¿realmente era necesario que nuestro “amigo” del norte viniera a remarcar y confirmar su postura en torno a México y su gente?

Nuevamente, la intención era buena pero fue la forma y el lugar la cual afectó y ayudó a que nuestro mandatario descendiera otro escalón a nuestros ojos. La visita o reunión debió haber sido en otro lugar fuera de nuestro país. Trump no es bienvenido aquí por lo tanto no debió haber venido en primer lugar.

El punto y disgusto aquí es, sí,sí era necesario hablar con Trump, sí era necesario decir algo acerca del muro y sí, era necesario dejar las cosas en claro, pero no, no fue así, para nuestra fortuno resultó ser lo contrario, de ahí el disgusto e inconformidad. Si yo fuera el Presidente y estuviera al tanto de mis acciones, no me sorprendería ver a la gente pidiendo mi renuncia el 15 de septiembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s