Aquí y ahora: 20 años pidiendo el poder

Por: Héctor Tapia Martínez / Fotografía: Dillan Macías 

columna-editada

Héctor Tapia es estudiante de tercer semestre de la licenciatura de Comunicación en la Universidad Panamericana

Pocos cumpleaños pueden presumir de una lista de invitados de cerca de 20 mil personas. Ahora bien, no muchos personajes han estado presentes en la biografía musical de un país a lo largo de dos décadas, como los integrantes de la banda Molotov. Y es que, es preciso decirlo, tan solo un puñado de músicos han conectado tanto con los mexicanos y ninguno lo ha hecho como Molotov: hablando al pueblo como lo hace el pueblo.

Su continuo éxito radica en la familiaridad de sus melodías, aunque esto suene contradictorio por la abundancia de groserías presentes en éstas. Las canciones de Tito, Miky, Randy y Paco abordan temas que se escuchan cotidianamente en los asientos de un microbús, en la fila de las tortillerías o incluso en pasillos de las escuelas (sin hacer distinción entre públicas y privadas).

Desde finales de los noventa, Molotov es sinónimo de crítica social y protesta política. Y haciendo referencia a la inmortal lucha entre el héroe y villano, Molotov escogió como blanco de sus ataques a uno de los enemigos más temidos del pueblo a lo largo de la historia: el Gobierno. Ya sea por la corrupción de la clase política o la discriminación a los “paisanos” del otro lado de la frontera, sus canciones han dado voz a las quejas de millones.

Obras como “Gimme tha Power” y “Hit me” cumplen la función que hacían en su tiempo las caricaturas en contra de los reyes tiránicos o los graffitis que se mofan de presidentes y demás mandatarios. Y parece mientras las situaciones de denuncia no cesen, sus discos tampoco lo harán.

Pero Molotov no es únicamente un grito en contra del Estado o a favor de la gente; es rock. Rock del que fue creado para escucharse a todo volumen y para agitar la cabeza al ritmo de los guitarrazos y los fuertes golpes a la batería. El cuarteto también ha creado una escuela de la que se han graduado múltiples bandas que también alzan la voz a través de la música.

A celebrar, Molotov. Porque en 20 años tus canciones han priorizado el mensaje sobre el éxito comercial, y éste segundo ha llegado como recompensa. Y no es descabellado imaginar que, gracias a la situación actual de inestabilidad política -marcada por fraudes, inseguridad e impunidad-, en otro par de décadas la banda celebre su 40 aniversario con otro lleno en el Palacio de los Deportes.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s