El esperado regreso de Jake Bugg a México

Por: Andrea Argüelles Marentes / Foto: http://www.indierocks.mx

jakebuggeditada

Siempre tan apasionado en el escenario.

Un magnifico concierto fue ofrecido por el músico británico Jake Bugg, el pasado 3 de octubre. Por tercera ocasión, se presentó en nuestro país pero esta vez la cita fue a las nueve de la noche en El Plaza Condesa.

Sin duda, el clímax de la noche llegó cuando todas las almas presentes se unieron para entonar la pieza más triste y llegadora que tiene el cantante. Ésta es Broken, una canción que empieza calmada y poco a poco va subiendo de intensidad y todo gracias a la inseparable guitarra y voz del talentosísimo británico. El plus fue que no había persona que no se la supiera, por lo que se creó una atmósfera indescriptible.

Minutos antes de que el cantante saliera al escenario, el bullicio crecía más y más, la gente aplaudía y gritaba y la hora de la cita estaba por llegar. En eso, aparece Jake Bugg vestido completamente de negro y con la guitarra entre sus brazos. Se coloca al centro del escenario y saludó al siempre cálido público mexicano.

Con los primeros acordes, la gente enloqueció. Era el más reciente sencillo llamado On My One. Las personas cantaban junto con él y pronto todas las almas estaban en sincronía con ese momento, bloqueando cualquier estímulo del exterior y con los ojos posados completamente en el músico.

Continuó cantando sus mayores éxitos en acústico para posteriormente iniciar con el estilo más movido que también domina: indie rock. Esta segunda parte del concierto inició con el himno de Jake Bugg, su canción más emblemática, en la que todos decidimos dejar a un lado las preocupaciones: Two Fingers.

El recinto estaba lleno de personas que cantaban al unísono todas las canciones, mientras otros simplemente se dedicaban a disfrutar de la buena música. Después de hora y media, el cantante se despidió con un tierno “You make me smile, guys”, o lo que es lo mismo “Ustedes me hacen sonreír”.

Una de las sorpresas de la velada, sin duda fue el telonero, un cantante originario de Monterrey llamado Charlie Rodd. Muy pocas veces les ponemos atención a los grupos que abren los conciertos, pero éste en especial llamó la atención de todo el público. Estuvo en el escenario por unos 15 minutos y lo abandonó agradeciendo por la oportunidad.

Al finalizar el concierto, la gente acudió con los vendedores ambulantes. Tenían de todo: playeras, posters, tazas, pulseras y hasta los discos pirateados. El precio un poco exagerado pero eso lo valía para los fieles admiradores. Por dentro, El Plaza Condesa es bastante cómodo. Tiene un estilo bohemio y puedes disfrutar del concierto en dos lugares: en la zona general (de pie) o en los palcos (con sillones cómodos y una buena cerveza).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s