EN LA JAULA DE LAS LOCAS

Por: Renata Pérez de la O/ Fotografía: ticketmaster.com.mx

lajauladelaslocas

Hace 11 meses que La Jaula de las Locas se presenta en el Teatro Hidalgo. Una exquisita mezcla de esplendor, amor y humor al alcance de todo aquel que se aventure a disfrutarla.

Un señor reía nervioso mientras dos altísimos hombres ataviados con bufandas de plumas y llamativos vestidos largos lo abrazaban alegres. Su esposa sacó la foto y él se alejó aliviado de sus pintorescos acompañantes mientras un joven se acercaba para tomar su lugar.

La fila era bastante larga y los asistentes al Teatro Hidalgo estaban felices de posar al lado de aquellos hombres bien maquillados y sonrientes que se dedicaban a hacer distintos gestos y posiciones para que los retrataran; “!Se ven hermosos¡” exclamó una mujer mientras los abrazaba para la cámara, “!Son súper encantadores¡” dijo otra.

Los protagonistas se retiraron media hora después al escuchar el anuncio de la primera llamada, el público también se dirigió a sus puestos. Llegó la segunda llamada y todos los espectadores se encontraban ya en sus butacas con refresco y palomitas en mano.

Algunos se mostraban curiosos respecto a lo que ocurriría en la obra: “¿Crees que salgan puros hombres disfrazados?, ¿apoco pueden cantar como mujeres?”. Para otros, no era la primera vez que presenciaban La jaula de las locas: “!Me fascina Roberto Blandón en esta obra¡, !Muero por ver la parte en que llegan los suegros de visita¡ ”.

Inició la función entre luces, música, vestuarios espectaculares, mujeres y hombres disfrazados de mujeres ejecutando jocosas coreografías en perfecta sincronía. La gente aplaudía entusiasmada y danzaba en sus asientos, reían cuando ocurría algo gracioso, callaban en las partes serias y se enternecían ante el cariño que se demostraba la pareja principal.

Después de una hora de total atención llegó el intermedio, algunos se levantaron al baño mientras hacían comentarios de sincera admiración: “!No puedo creer que aguanten tanto tiempo con esos tacones¡. Otros se quedaron en sus asientos para tuitear o publicar las fotografías que se habían tomado en la entrada.

Inició la segunda parte con algunos de los personajes paseando entre el público y coqueteando con los hombres, que enrojecían mientras las damas reían estruendosamente. Continuó la obra en total concentración por parte de actores y espectadores, que ya estaban conectados con la historia y sentimientos de los protagonistas.

Pendientes de cada movimiento y entusiasmados, emitiendo sonidos de sorpresa, inconformidad y alegría en cada escena; todos los presentes siguieron los hechos hasta el final.

Los aplausos y gritos no pararon al terminar el último baile, mucho menos se detuvieron cuando los actores salieron a dar las gracias. Todo el auditorio estaba de pie.

El público había quedado encantado y satisfecho, felices de haberse desenchufado un rato de la realidad para conectarse con un mundo de maquillaje, pelucas y lentejuelas; un universo inusual que a veces pareciera inaceptable e incomprensible.

Pero al fin y al cabo, en los lugares más insospechados y en las situaciones menos esperadas, siempre habrá lugar y corazones abiertos para presenciar una historia de profundo amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s