Mil cascadas, mil sensaciones

img_5210 

Por: Eduardo Miguel Arellano Salguero

Si no estás acostumbrado a manejar en carretera, probablemente te tomará alrededor de cuatro horas llegar a Las Granadas, mejor conocido como Mil Cascadas. La referencia para llegar usualmente suele ser “Pasando el Rancho de Joan Sebastian se siguen todo derecho.” Es imposible depender de el GPS de tu celular, en la carretera no vas a poder contar con señal.

El avistamiento de un cascada te indicará que estás a punto de llegar. El agua es tan clara que ni el estar pasando por tierra parece ensuciarla, está tan limpia que incluso se podría beber. Por fin, pocos minutos después habrás llegado a tu destino. Es recomendable que no te olvides de tus aliados más confiables, el bloqueador y el repelente de mosquitos, pero incluso si los has dejado en tu casa, el espíritu explorador te hará seguir adelante.

La aventura comienza por un recorrido por las grutas, si no eres la persona más hábil nadando podrás rentar un chaleco salvavidas antes de cada actividad. En el interior de las grutas no hay ni un solo destello de luz natural, sería imposible recorrerlas sin una lámpara. Para los amantes de la adrenalina cabe la posibilidad de echarse clavados a oscuras, claro, si eres capaz de realizar un salto a tres metros de distancia.

La siguiente actividad es el rapel, por tan solo 150 pesos la renta del equipo o incluso puedes llevar el tuyo. No es cualquier bajada, te enfrentarás a la ira de las cascadas mientras te empujan para abajo, te dificultan la respiración, hacen tus manos más resbalosas, y te impiden voltear para arriba. Sin duda es una actividad solo para los más valientes.

Por último, ha llegado la hora de un recorrido por nueve cascadas. La única manera de llegar hasta abajo es saltando todas y cada una, mientras más vas avanzando las cascadas se van haciendo más altas, la ultima de unos 15 metros. Si no sabes como echarte clavados, prepárate para unas caídas bastante dolorosas.

Al final del día puedes relajarte en la alberca del lugar, con agua directamente del manantial, la cual también cuenta con una tirolesa para un clavado poco convencional. Si traes tu propia comida podrás hacer hacer uso de las parrillas para hacer una rica carne asada. Sin duda es un lugar para los amantes de lo extremo y para los que buscan nuevas experiencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s