Placeres de la vida, sabores musicales: Roger Waters

rw-2

Foto: Rolling Stone

Por: Andrea Alcalde Salgado

¿Nunca han estado en un lugar o situación dónde creían que las cosas no podían ponerse mejor? Pues justamente eso sucedió el sábado primero de Octubre del 2016. Todo comenzó semanas atrás cuando anunciaron que Roger Waters tocaría gratis en el Zócalo de la Ciudad de México.

Eran las once de la mañana y el Sol estaba en pleno esplendor, cuando ya había una fila interminable para entrar al Zócalo de la CDMX. Gente que había estado formada desde las seis de la mañana o inclusive acampado en las calles un día antes, para ser los primeros en entrar. Dieron las cuatro de la tarde y el sol continuaba haciendo de las suyas, quemando las pieles de la gente y varios de ellos agotados, se encontraban dormidos en el piso. Pero a las cinco todo empezó a mejorar, Roger Waters salió al escenario dos minutos a saludar, dar ánimos y mandar besos. A partir de ese momento todos los malestares se desvanecieron y la euforia empezó a correr por la sangre de todos.

Faltaban ya diez minutos para que el concierto comenzara y las pantallas se encendieron, se proyectaba un video en cámara subjetiva de alguien caminando sobre la Luna. Algo que destacó a este concierto fue el gran diseño gráfico con el que venían preparados. Eran las ocho, y como puntualidad inglesa, el concierto comenzó y junto con él las primeras gotas de lluvia empezaron a caer del cielo. De ahí en adelante todo es historia, fue como cuando vives las primeras etapas de enamoramiento y todo es color de rosa, la diferencia aquí fue que lo mágico parecía no tener fin y se iba incrementaba con cada canción.

Primero, con la imagen de fondo de su álbum “Animals” (que es una fábrica), en la parte superior del escenario salieron chimeneas con humo; luego, vino su gran crítica hacía Trump y el odio a los inmigrantes. Waters expresó su inconformidad con la canción “Pigs” (Cerdo) y con un globo de cerdo gigante que recorrió el público, el cual tenía escrito: Fue el Estado, nos faltan 43. Después, con la imagen del álbum “The Wall” se proyectó: “Renuncia ya” y toda la gente con rabia comenzó a gritar: “Fuera Peña, asesino”. E inmediatamente las luces del Palacio Nacional se apagaron.

Finalmente, para cerrar con broche de oro, Roger Waters como gran artista que es, se puso por enésima vez el saco de activista y dio su discurso en contra del gobierno mexicano y las injusticias que se han cometido en los últimos años dentro del mandato de Peña Nieto: “Toda vida humana es sagrada, es hora de derriba el muro de privilegios que divide a los ricos de los pobres. Señor presidente, sus políticas han fallado, la guerra no es la solución, escuche a su gente, pues los ojos del mundo lo están observando”. Como debut y despedida cerró el concierto con “Comfortably Numb” (Confortablemente Adormecido).

¿Será que México está confortablemente adormecido ante las injusticias de un gobierno represor, que hasta los artistas extranjeros intentan hacernos despertar para luchar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s